Transportes en Nápoles

Tranvias en Napoles

Nápoles, con casi un millón de habitantes, es la ciudad más poblada del sur de Italia. En ocasiones es una ciudad tranquila, pero en horas punta se hace bastante agobiante. Sin ir más lejos su tráfico es una auténtica locura, y lo mejor es dejar el coche a un lado y moverse en taxi o transporte público.

El centro histórico se recorre perfectamente a pie, pero si tenemos necesidad de ir hasta la periferia o los barrios de los alrededores lo mejor va a ser usar los autobuses públicos, el metro, el funicular o incluso hasta los trenes de cercanías. Alquilar un coche no es una buena opción, a menos que queramos hacer excursiones más lejanas.

El caos circulatorio de Nápoles es muy conocido en toda Italia. Tanto es así que muchos turistas y lugareños usan el motorini para tres o cuatro pasajeros. Veréis gente conduciendo motos sin casco, adelantamientos… la verdad es que es bastante caótico.

– Autobuses

La mayoría de autobuses de Nápoles pasan por la Plaza Garibaldi, de ahí que este sea el punto de encuentro de las principales líneas (ya os podéis imaginar el tráfico que hay en ella cada día). Precisamente el autobús que sale del aeropuerto y va hasta él desde la ciudad llega a esta plaza.

Estos autobuses son ideales para las distancias más largas que no pueden hacerse a pie, como por ejemplo cruzar la ciudad de una punta a otra, e incluso si tenemos pensado hacer alguna excursión por las pequeñas ciudades de los alrededores. Os recomiendo ir a la Plaza Garibaldi y y ver los mapas e itinerarios de las diferentes líneas.

– Autobús turístico

Como en la mayoría de grandes ciudades europeas, Nápoles cuenta con un autobús turístico, el clásico de dos pisos. El billete cuesta 22 euros para los adultos, 11 euros para los niños y 66 euros para las familias de 2 adultos y dos niños, y son válidos durante 24 horas. Es decir, podemos subir y bajar cuando queramos durante todo el día. Hay cuatro rutas, incluyendo un recorrido por la Bahía de Nápoles y otro que nos llevará a ver el Vesubio y Pompeya.

– Metro

Hay seis líneas de metro en Nápoles, uno de los transportes más rápidos y seguros de la ciudad. De ellas hay tres que son las que os servirán especialmente desde el punto de vista turístico:

  1. Línea 1, conecta el centro con los barrios de las colinas, como por ejemplo Vomero (concretamente enlaza Piazza Dante y Piazza Vanvitelli
  2. Línea 2, conecta las tres principales estaciones de tren con Pozzuoli
  3. Línea 6, conecta Fuorigrotta con Mergellina

Tal vez el único pero que haya que ponerle al metro de Nápoles es que no tiene una frecuencia de trenes tan grande como otras ciudades europeas, de ahí que se pueda tardar un poco más. Sin embargo, casi siempre será menos que ir en autobús o taxi, debido al intenso tráfico. El precio del billete es de 1,20 euros y son válidos durante 90 minutos

– Taxis

Los taxis oficiales en Nápoles son de color blanco y llevan la Pulcinella, el símbolo de la ciudad, en la puerta delantera (mucho ojo con esto porque suele haber taxis ilegales para cobrar más a los turistas). Hay paradas en las principales plazas, monumentos y otros edificios de interés, aunque también se pueden llamar por teléfono.

La tarifa mínima ronda los 4,20 euros (con cargo adicional de 0,80 euros si lo hemos llamado por teléfono, 1,60 euros los domingos y festivos, 2,10 euros entre las 22.00 y las 07.00 horas, y 2,60 euros para ir hasta el aeropuerto). Hay que estar atento para que el taxista encienda el taxímetro.

Los taxis son ideales especialmente por la noche, cuando dejan de funcionar la mayoría de transportes públicos, o para movernos con rapidez en distancias largas. No son demasiado caros, están en la media de las principales ciudades europeas, de ahí que con ellos no sea necesario alquilar un coche para moverse.

– Tranvías

Los tranvías de Nápoles conectan principalmente el centro de la ciudad con algunos puntos de la periferia y otros barrios. No es un sistema de transporte que se use demasiado, aunque tal vez nos venga mejor que el autobús, especialmente si queremos evitar el intenso tráfico. Mucho ojo con los carteristas, que siempre aprovechan el descuido de los turistas.

– Trenes

Nápoles tiene tres estaciones principales de tren: la Central en Plaza Garibaldi, la Mergellina cerca del puerto, y Campi Flegrei, que llega hasta San Paolo. Todas ellas están conectadas con autobús, metro y tranvía y desde allí se puede tomar un tren a cualquier punto de Italia.

– Funicular

Hay cuatro funiculares que se usan especialmente para conectar el centro con los barrios de las colinas y no tener que subir a pie. Nos enlazan con los barrios de Vomero, Mergellina y Posillipo. Si vuestro hotel está en alguna de estas zonas el funicular os vendrá estupendamente.

Tanto para las líneas de autobuses, como las dos líneas de metro y los tres funiculares existe el billete Único Napoli que tiene validez durante noventa minutos a partir de la validación. Se puede comprar en cualquier estanco o las máquinas de ticket de las paradas de bus, metro o funicular (1,20 euros) y se sella al subir a cualquier transporte. También se puede adquirir un bono diario de transporte al precio de 3,60 euros, o 3 euros los fines de semana. Una opción muy interesante es el billete Unico Campania, un pase de 18 euros para 3 días recorriendo en autobús la Costa Amalfitana.

En resumen, si podéis moveros a pie por Nápoles mucho mejor, aunque también hay que tener cuidado con las zonas menos transitadas, especialmente a la caída de la tarde y de noche. La seguridad en la ciudad napolitana ha mejorado mucho en los últimos años, pero sigue siendo un problema que no ha sido del todo solucionado.

Foto Vía Ymtram

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Nápoles


Deja tu comentario