Comer en Zagreb

Cevapi

Cuando a uno le plantean la posibilidad de hablar sobre la gastronomía croata a buen seguro que pocos platos (o tal vez ninguno) se nos vienen a la mente, ¿verdad? De ahí que, desde el punto de vista gastronómico, para un viaje a Zagreb necesitemos un poco de ayuda y consejos. ¿Qué podemos comer en la capital de Croacia?

En Zagreb y en todo el país en general la gastronomía está muy influenciada por las raíces eslavas, la cocina húngara, vienesa y turca, aunque también hay platos que nos recuerdan a Grecia, Italia y Francia. Toda esta mezcla provoca que haya muchos restaurantes tanto locales como internacionales, de ahí que si no sois de los que gustan de aventurarse en la comida más típica no vais a tener ningún problema.

Eso sí, comer en Zagreb es un poco caro, de ahí que lo mejor siempre resulta acudir a los restaurantes más baratos (siempre hay excepciones, claro está, todo consiste en buscar bien y no aventurarse al primero que veamos). Los platos más típicos para los habitantes de Zagreb son el burek (empanadas rellenas de queso feta, carne o espinacas, ideal para el aperitivo) y el cevapi (plato a la parrilla elaborado con carne de ternera picada estofada con especias, y que se acompaña casi siempre con cebolla picada)

Otras delicatessen a probar en la ciudad son los calamari, los boquerones fritos, los mejillones, el jamón dálmata o los platos de carne acompañados de la típica Aivar, una salsa croata elaborada con pimientos rojos. A eso de las 12.00 horas ya se pueden ver algunos restaurantes en Zagreb sirviendo sopas y las clásicas fasiranci (hamburguesas), además de la pechuga de pollo empanada con cuspajz (una guarnición de verduras con crema amarga)

Si lleváis un presupuesto más ajustado no preocuparos porque por toda la ciudad tenéis kebabs, pizzerías, puestos de comida rápida y panaderías en las que os pueden preparar rápidamente unos bocadillos (es algo muy típico en la ciudad). Hay pequeñas tabernas en las que se come rápido, por ejemplo un strukli, un pastel de queso fresco gratinado ideal para el tentempié o para cualquier hora en la que el cuerpo nos pida alimento.

Dentro del apartado de las bebidas hay que destacar la cerveza, el vino y los licores. Entre estos últimos el más tradicional es el rakia, un licor de frutas (pueden ser de limón, de ciruela, de cereza, etc…) y miel que se sirve en los restaurantes después de las comidas. También lo podéis encontrar en cualquier tienda o en los supermercados. La cerveza croata por excelencia es la Karlovacko, aunque también hay otras marcas como Pan, Ozujsko o Tubor. De los vinos croatas en Zagreb destacan especialmente los blancos sobre los tintos.

Si queréis acercaros un poco a la gastronomía más popular de Zagreb podéis visitar el mercadillo de frutas, verduras, huevos y otros productos que todos los días se celebra en el centro, cerca de la Plaza de Josip Jelacic. En los puestos venden frutas silvestres como arándanos, moras, fresas… quesos frescos como el de Pag (elaborado con leche de ovejas autóctonas de la isla del mismo nombre) y otros alimentos tradicionales.

Para rematar no podéis iros de Zagreb sin probar sus paprenjak, unas galletas de pimienta que venden en cualquier tienda (incluso si llegáis en avión os las van a ofrecer en los vuelos de Croatia Airlines) y los chocolates de Kras, una marca que fue fundada en 1950 y es toda una institución en la ciudad.

Un último detalle curioso: ¿sabéis que a Zagreb gastronómicamente se la conocía como la ciudad en la que no se desayuna? No tenían por costumbre hacerlo, aunque en los principales hoteles sí tendréis viandas para esta comida del día. Pero en las casas particulares, por lo general, con un café ya van servidos… Solo a media mañana (sobre las 10-11 horas) se tomaba el gablec, una comida sustanciosa  para tirar durante el día.

Foto Vía Eat Your Food Hot

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Zagreb


Deja tu comentario