Dublín, algo más que pubs y música celta

Dublin

La primera vez que me disponía a viajar a Dublín e Irlanda me dijeron que imaginara el verde de Galicia con esa misma fina capa de lluvia que envuelve el paisaje y las ciudades. Precisamente, al bajar del avión, estaba lloviznando y Dublín apareció envuelto en una gélida bruma, casi bohemia, musicalmente similar a Galicia.

Dublín duerme a orillas de una hermosa bahía, abrazado de colinas. Hoy en día, tal vez más que por su patrimonio arquitectónico y su elegante cultura, el turista potencial de esta ciudad esté imaginando el encanto de sus pubs, el laberinto inusitado de Temple Bar y la música celta que empapa todos los rincones. Dublín es esto, claro está, y mucho más.

El río Liffey divide a la ciudad en dos: los barrios viejos y la zona moderna. Rincones nostálgicos, edificios de enorme magnitud como el Trinity College o el Museo Nacional, la Dublin City, las plazas, los jardines y los pubs, la antesala o el destino final de los que se acercan a conocer la famosa Guiness Storehouse, el museo de la archiconocida cerveza negra irlandesa.

Dublín es una amalgama de monumentos y tradiciones, una capital simpática (en muchas guías de viajes se puede leer que es la ciudad más amable de Europa) llena de tiendas, recuerdos de San Patricio y literatura.

Pero, si no tenéis aún la oportunidad de viajar hasta Dublín, no preocuparos. Os ofrecemos un pequeño adelanto. Queremos que desde casa disfrutéis de las maravillas de otros países, de ahí nuestras guías de viajes. Que no solo os sirvan para planificar las visitas imprescindibles, sino que también os acerquen a ese lugar desconocido, al que quizás no tenéis pensado viajar.

Viajad hasta Irlanda, a esta isla esmeralda que muchos confunden con el país de la lluvia cuando, en realidad, la lluvia en Irlanda no es molesta sino compañera, arquitecta de maravillas.

Que Dublín sea vuestro próximo destino está en vuestras manos…

Foto Vía People

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Dublin


Deja tu comentario