Comer en Chisinau

mamaliga

Como sucede en esta parte de Europa  la gastronomía es el resultado de la influencia de varias gastronomías vecinas, la turca, la griega, la de los Balcanes y también la ucraniana y la rusa. No tiene una gran cocina, algo que se destaque, pero es sabrosa, abundante y hay muchos sitios baratos para comer.

Se utiliza mucho el maíz así que hay muchos platos de color amarillo, en especial la mamaliga, una especie de polenta que se acompaña con huevos revueltos, queso de oveja, salsa agria, salsa de ajo o pescado frito. La carne que prima en la cocina nacional es el cerdo, el cordero y en menor grado la carne de res. Tomates, berenjenas, repollos, cebollas, judías y pimientos se cuentan entre las verduras mas utilizadas y si vas en invierno un clásico de cualquier restaurante es la sopa. La más tradicional de todas es la Zeama de Gaina cu Taiatei, una sopa de fideos y pollo, o la carne al horno.

Más en verano y primavera comienzan a aparecer las ensaladas frescas. La ciudad tiene muchos restaurantes, entre bares, pizzerías, cafés y cadenas de comida rápida. Entre los mas baratos están Grand Hall Canteen, un sitio con Internet Café, Cantina y Ahmed, en la zona céntrica. Aquí el menú está en inglés y tiene precios razonables. Por supuesto que en materia de restaurantes y bares tienes de todos los precios pero los más baratos no son los peores así que todo depende de cuál sea tu presupuesto. Una opción muy barata es Beleas, con puestos en todos lados.

En la capital moldava tampoco faltan los mercados, donde se venden muchos productos frescos. ¿Y qué se bebe por aquíu? Vodka, cerveza y vino. Los vinos moldavos son populares en el este de Europa ya que se elaboran de manera muy artesanal y la cerveza local más popular es la Bere Chisinau, disponible en todas partes.

Foto: vía Timpul



Etiquetas:

Categorias: Chisinau


Deja tu comentario