Comer en Estrasburgo

Estrasburgo gastronomia

Estamos en Francia así que en este país no conozco ningún sitio donde se coma mal. Estrasburgo puede ser helada y moderna pero tiene su propia cocina regional relacionada con Alsacia. Dicen por aquí que si te gusta comer fuera de casa la oferta gastronómica de la ciudad te permite hacerlo los 365 días del año. ¿Pero cómo es la cocina típica de esta ciudad francesa?

Una combinación de tradicionales culinarias de larga data con sabores más urbanos presentes en cafeterías y bares. Entre lo primero está el foie gras, un sabroso paté de hígado, y el inquietante tête de veau, la cabeza de ternera. Ambos suelen aparecer en la carta de todos los restaurantes. Si te gustan los caracoles entonces debes probarlos con mantequilla de ajo, una delicia. También puedes probar el pastel de cebolla, el jamón en croûte con ensalada de patatas, el kougelhopf helado o cualquier tipo de sándwich.

Hay mucho chucrut, cordero, salmón y quesos. ¿Qué, te parece demasiado alemán? Es que la cocina de la ciudad está muy influenciada por la cercanía con este otro país (recordemos que incluso fue anexada un par de veces), así que en la carta de un restaurante verás un poco de platos franceses y otro poco de platos alemanes: es el mejor lugar para almorzar a la francesa y cenar a la alemana en el mismo día. A los platos que te nombré más arriba le sumamos la tarte flambé, también llamada flammekueche, (una especie de pizza cubierta con queso crema, jamón, cebolla y nata) y los bretzels (pretzels), que se cocinan aquí desde el siglo XII, todo rociado con cerveza o vino, las dos bebidas favoritas de la zona.

Las variedades de Alsacia en materia de vinos son el Gewurztraminer, el Riesling y el Sylvaner. ¿Te estás preguntando adónde puedes ir para comer estas delicias? Pues puedes escapar de la órbita turista y recalar en Brasserie Flo, una copia del restaurante parisino original con mucho encanto y un menú que cambia cada temporada con quesos, chutney, vinos, carnes y patés. En la Place Benjamin Zix está el bar Au Bureau y La Maison des Tanneurs, un sitio bonito con mucha madera. Para especialidades de Alsacia puedes probar con el Au Pont Saint-Martin.

Un sitio que siempre tiene muchos estudiantes es el Fink’sStuebel, en el distrito Finkwiller, al lado del Petit France. Se trata de un wine bar muy bien decorado que sirve comida rústica. Para cafeterías tienes un clásico Irish Café. el Tapas Café y el P’Tit Zinc, por ejemplo. Por supuesto en Estrasburgo tampoco falta la cocina de otras partes del mundo así que puedes comer pizza, pastas y hasta comida griega.

Foto: vía Expat Chow

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Estrasburgo


Deja tu comentario