- Guias para Viajeros - https://guiasparaviajeros.com -

Comer en Brujas

La cocina de Bélgica tiene mucho de la cocina francesa así que no lo dudes: vas a comer muy bien. Además, recuerda la fama de los chocolates belgas y de la cerveza. Si para muestra vale un botón piensa en la Duvel y listo.

Hablando de cerveza parece que hay en Bélgica unos 500 tipos y mientras hay marcas menos conocidas hay otras que ocupan todos los escaparates. Siéntate en un bar y prueba, pregunta y degusta.  La más tradicional es la trapense, un tipo que elaboran los monjes en las mismas Abadía, y es tan especial que sólo hay siete destilerías que la elaboran.

Con respecto a la comida se dice que aquí nacieron las patatas a la francesa y un plato que no puedes pasar por alto es la cazuela de mejillones con apio. Se sirve con patatas y se acompaña con cerveza. Un plato típico de la ciudad es el Waterzooi, una especie de sopa densa o estofado de pollo que se elabora con cerveza rubia. Otro estofado popular es el de ternera pero con cerveza mas negra, el Vlaamse Stoverij.

En Bélgica en general y en la ciudad de Brujas también se fríe mucho, abundan los mariscos por la cercanía de la costa y con la cerveza  el aperitivo perfecto son las patatas con salsa mahonesa. Yendo en verano puedes disfrutar comiendo al aire libre y si vas en invierno comes dentro. Ciertos lugares tienen terrazas calefaccionadas.

Los horarios son bastante comunes: se almuerza tipo 1:30pm y se cena entre las 7 y las 9pm. Eso sí, no dejes pasar mucho tiempo porque muchos restaurantes cierran la cocina temprano. ¿Se deja propina? No es obligatoria ya que la cuenta incluye el servicio y los impuestos así que está sujeto a tu criterio. Con respecto a los precios aclaremos que Brujas no es una ciudad barata así que no esperes grandes ofertas o menúes baratos, principalmente en las zonas mas turísticas o céntricas, pero al mediodía seguro hay mejores precios.

Foto: vía Chocolates & Patisserie