Comer en Dublin

irish breakfast

Las patatas reinan absolutamente en la gastronomía irlandesa desde que hace algunos siglos comenzaron a cultivarse con éxito en estas tierras y a alimentar a su gente, elevando notablemente la tasa de natalidad. Salvando una gran hambruna a causa de un hongo que terminó con las cosechas, lo cierto es que las patatas siempre han acompañado la dieta de un irlandés.

Carne y patatas, por supuesto. Los irlandeses comen mucho estofados, pastel de carne, salchichas con puré, jamón, panceta o bacon, distintos tipos de pescados como el salmón, la trucha y el bacalao, quesos, sándwiches variados y muchos otros platos que se adaptan a casi cualquier paladar. Lo primero que te darán ganas de probar es el típico Irish Breakfast, capaz de competir con cualquier cena: salchichas, huevos, pudding negro y blanco, queso, tomates y jamón. Un día es genial, al segundo es estupendo pero ya al tercero quieres un café y algunas croissants. Pero bien, que como casi almuerzo está más que bien.

Los pubs irlandeses son un buen lugar para comer sencillo y más barato que en un restaurante. Los platos son a base de carne y patatas básicamente y si te gustan ambos ingredientes no tendrás problemas pues no hay sabores raros. Los pubs se manejan con una forma de buffet así que tu mismo eliges lo que vas a comer y te lo llevas a la mesa. Peor fíjate bien porque no todos los pubs sirven comida.

dublin coddle

En los últimos años la cocina de Dublin y la irlandesa en general han cambiado y han empezado a combinar ingredientes y técnicas de otras cocinas del mundo como la francesa, los ingredientes orgánicos o la cocina oriental. Por supuesto, estos restaurantes son más caros y ya no estarías degustando comida típicamente irlandesa. Si esta última es tu intención entonces no puedes dejar de probar la sopa Mussel, a base de mejillones y crema de pescado con verduras y especias, las ostras acompañadas con un chopp helado de Guiness, el salmón ahumado, la crema de champiñones bien caliente y el Dublin Coddle, una sopa espesa de salchichas picadas, jamón, panceta y cebollas, entre otros platos.

Y por último, una taza de café gaélico: café, azúcar, whisky y nata montada.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Dublin


Deja tu comentario