Comer en Varsovia

placki

La gastronomía polaca en sí misma es una mezcla de las cocinas eslavas y alemanas pero con una influencia húngara, judía, armenia, turca, alemana o también francesa. Vemos en ella el uso tradicional de muchos cereales y de la avena, presentes en varias otras cocinas eslavas, y sus platos son muy abundantes, altos en grasa y con muchas especias, carne y algo de pastas.

Digamos que si eres alguien de buen comer no tendrás dificultades en Varsovia y en Polonia en general, aunque después tendrás que ponerte a dieta. Como en otras partes del mundo la comida comienza con un buen plato de sopa, seguido de un aperitivo y después un plato de carne que puede ser vacuna o de cerdo. Por último, está el postre dónde es común comer helado o alguna tarta.

Entre las sopas tenemos la clásica sopa de remolachas llamada barszcz, la espeluznante czernina o sopa de sangre de pato, sopa de pollo, sopa de frutas, o en verano una sopa fría llamada chlodnik hecha de leche ácida, remolacha, pepino, rábanos y eneldo. Como aperitivo podemos comer alguna gelatina de pescado o pescado directamente, entre los que suele haber arenque o salmón, y  entre los platos principales la chuleta de cerdo, las salchichas o el chucrut con carne son también muy frecuentes en la mesa de todos los días.

barszcz

De la época de la Edad Media ha quedado el fuerte uso de las especias (algo que evitaba el mal olor de algunos alimentos sin refrigeración), y el uso de los productos del bosque: setas, nueces y miel. A una reina italiana se le debe el ingreso de algunos vegetales como el puerro, el apio, la zanahoria o la lechuga. Digamos que a lo largo de la historia la cocina polaca y de Varsovia en particular se ha diversificado, época comunista aparte ya que en esos años algunos productos pasaron a ser de lujo.

Pero hoy la cocina de la ciudad es otra y la oferta gastronómica es muy amplia pues hay restaurantes y comidas para todos los gustos. Son sitios de encuentro y de disfrute de la vida social. Por eso, nada de pensar que la cocina de aquí puede limitarse a las salchichas y a las patatas o al chucrut pues la variedad de sopas os va a sorprender y lo mismo los pescados. Debéis probar la golabki (col rellena), la placki o tortas de patata, los pierogi o pasta rellena o la zapiekanka, una baghete al horno rellana de champiñones, ketchup, mahonesa y queso.

Con respecto a las bebidas aquí es muy popular la cerveza. Finalmente, vale decir que los precios que veréis en la carta tienen incluido los impuestos y que se usa dejar propina, alrededor del 10 o el 15% del total.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Varsovia


Deja tu comentario