Comer en Buenos Aires

bife con patatas fritas

La gastronomía de la República Argentina es distinta al del resto de América Latina debido al fuerte componente de dos cocinas europeas, la española y la italiana. Esto se ve principalmente en la ciudad de Buenos Aires y en el sur del país ya que al norte, conforme uno se va a acercando a los países limítrofes, la gastronomía comienza a incorporar ingredientes y formas de cocción más autóctonas.

Los porteños son gente muy sociable que disfruta paseando y saliendo a restaurantes y bares por lo que hay distintos barrios con una variada oferta gastronómica. Podrás comer comida japonesa, china, hindú, mexicana, árabe, armenia, judía, rusa, peruana y brasilera, solo por nombrar algunas, pero si se trata de la comida típica de la ciudad la carne es la gran protagonista.

La carne argentina es famosa en todo el mundo y nadie le rinde mejor tributo que los propios porteños. estando cerca de la zona de crianza de los animales tienen la mejor carne del país y aunque no seas muy carnívoro vale la pena comer un sabroso asado o el clásico bife con patatas fritas o una milanesa a la Napolitana. El asado en sí está compuesto por varios cortes de carne y otras partes del animal y aún en plena ciudad hay muchos restaurantes-parrillas donde el turista puede degustar un asado delicioso.

Las pastas de origen italiano también están entre los clásicos de la carta de cualquier restaurante: ravioles, sorrentinos, espaguetis, canelones, lasagnas o agnelotis con diversas salas están a la orden del día, y lo mismo las tortillas de patatas a la española, los pasteles de patata y los choripanes, el clásico sándwich de pan y chorizo (una salchicha grande que puede ser de carne vacuna o de cerdo).

La cocina de Buenos Aires es mas cosmopolita y está influenciada por la gastronomía mundial, pero la cocina del resto del país está presente en el menú. Hablo de las clásicas empanadas rellenas de todo lo que se te pueda ocurrir: pollo, carne molida o picada, verduras, jamón y queso, ciruelas, choclo y una larga lista de ingredientes. Contrariamente a las empanadas del interior que solo son de carne y humita o choclo (maíz). Aquí también se come mucha pizza, una variante derivada de la pizza napolitana con sus propios sabores e inventos. Te recomiendo comer la clásica fugazza con queso, la calabresa con salame y la faina, una masa delgada hecha de harina de garbanzo que suele acompañar la pizza a modo de combo.

alfajores triples

Y por último, los dulces: tienes el clásico dulce de leche que es un manjar que aparece en casi toda la pastelería y golosinas, los alfajores de chocolate y dulce de leche, el mantecol, un turrón blando de manteca de maní y chocolate producido por inmigrantes griegos, la típica ensalada de frutas, las facturas dulces donde reinan las medialunas y los churros y el helado de herencia italiana.

Y por supuesto, si se trata de bebidas los vinos argentinos están entre los mejores del mundo y en cualquier supermercado encontrarás decenas de marcas a distintos precios pero todos muy buenos. Y no te vayas sin probar el mate, una infusión que se bebe con una bombilla desde un recipiente llamado mate, dulce, amargo o con gusto cáscara de limón o naranja.



Etiquetas:

Categorias: Buenos Aires


Deja tu comentario