Comer en Budapest

gerbaud, comer en Budapest

La gastronomía húngara es muy rica en sabores y aromas. Utiliza muchas especias a la hora de condimentar y básicamente se compone de platos con verduras, carne, sopas, guisos, pescado y muchos embutidos. Las porciones suelen ser generosas así que habiendo elegido bien el plato no te quedarás con apetito.

El ingrediente principal de todos ellos es la carne pero la cebolla suele estar presente en casi todos y lo mismo el sabor y picor característico de la paprika. Por eso, sin lugar a dudas el plato nacional por excelencia es el goulasch, una especie de sopa-guiso elaborada con carne, paprika y verduras.  Esta sopa de carne es muy popular y tiene otras sopas o guisos que derivan de ella, así que en el menú siempre veras una larga lista de sopas, algunas con carne, otras con pastas y otras con pescado.

Los embutidos también son muy consumidos así que abundan las salchichas, el salame o salami, la morcilla, las salchichas con pimentón (kolbász), las ahumadas y otras donde combinan la carne de cerdo con la de ternera. Hay que probar el paté de hígado y de pato, las frituras en manteca de cerdo y en cuanto a los dulces, hay un pastel de café y caramelo llamado Dobostorta que es muy sabroso y otro a base de nueces y pasas con ron que se sirve con nata montada y chocolate fundido llamado Somlói galuska.

Aquí se bebe mucho vino, blanco, tinto o rosado, más bien dulce, y una comida típica está compuesta por un desayuno con pan fresco, cereal, fruta y vegetales, un almuerzo compuesto por varios platos entre los que nunca falta la sopa y una cena mas bien frugal.

Si quieres comer algo rápido y el presupuesto no da para un restaurante en Budapest hay muchos sitios de comida rápida de marcas internacionales, pero si no te gustan las hamburguesas pues también hay muchas pizzerías económicas. La mayor cantidad de restaurantes los encontrarás en la zona de Menza, pero no puedes perderte tomar un café en cualquiera de las numerosas pastelerías o cafeterías que hay.

La más famosa: la pastelería Gerbaud fundada en 1858. Tiene una bonita terraza exterior y vende pasteles exquisitos. Un café famoso, también del siglo XIX, es el New York Palace, imperdible, pero lo cierto es que cualquiera de estos negocios son centenarios.



Etiquetas:

Categorias: Budapest


Deja tu comentario