Comer en Moscú

borsch

Lo cierto es que gastronomía moscovita y rusa en general no tiene muy buena fama y una de las quejas frecuentes que he oído es que no tiene buenos sabores. Bueno, es posible. Pero no se debe a que los rusos elaboren sus platos con ingredientes distintos a los de la comida europea, latinoamericana o asiática, sino que la forma de cocinarlos es bien distinta y entonces lo sabores y consistencias cambian alterando el gusto y también nuestros estómagos. Por eso, aconsejo prudencia a la hora de lanzarse a probarla.

Bien, que ella se basa en la patata en todas sus formas: frita, hervida, cocida al horno y demás. Es lo que mas se consume por estas tierras así que ojala os guste, pero además también se comen muchas verduras (remolacha, col, pepinos salados) que se conservan bien en vinagre, sal e hierbas debido a que históricamente han debido aguantar todo el duro invierno.

¿Cuáles son los platos mas usuales que veremos en los restaurantes y casa particulares? Mucha sopa de verdura (Schi), el clásico Borsch (col y remolacha) con perejil, hinojo y nata, la ensaladilla rusa a base de remolacha, la ensalada vinegret con zanahoria y patata, arenques con verduras, carne de cerdo, de res, ternero, algo de cordero y mucho pollo. Además, están los pelmeni, unas bolitas de carne picada con ají y cebolla envueltos en masa que se sirven con caldo, siendo una sopa, o solos.


mcdonalds

Bien, que si los platos moscovitas os resultan un poco ajenos a vuestro paladar siempre podéis visitar algún restaurante de comida internacional pues aquí hay muchos. La comida mexicana es bastante popular y tampoco faltan Mc.Donald’s y KFC. Entre los sitios locales os recomiendo los siguientes:

«Drová«, una red por toda la ciudad con platos rusos y extranjeros. Uno de ellos está ubicado al lado de la Iglesia de Kazan. La comida puede verse y elegirse, aunque hay que saber que los precios no incluyen bebida. Aquí algunas camareras hablan inglés.

La cadena «Yolki-Palki» ambientada a la rusa, con una decoración típica y meseros vestidos a la usanza tradicional. Muchas ensaladas rusas y carne.

El restaurante Café Pushkin, ambientado como en el siglo XIX cuando vivía el poeta ruso Alexander Pushkin. Aquí conviene reservar y por persona una cena puede costar entre 60 y 120 dólares.

Restaurante Godunov, detrás de la Plaza Roja y en el ex refectorio de un monasterio del año 1600. Hay conciertos de música gitana y rusa y hay que reservar.



Etiquetas: ,

Categorias: Moscu


Deja tu comentario