Gastronomía mallorquina

La cocina típica mallorquina está basada en los productos propios de la tierra: aceitunas, verduras, hortalizas y mucho pescado y marisco.

Hablando de Mallorca los productos más típicos y reconocidos fuera de la isla son las ensaimadas y las sobrasadas, las primeras bien sean sin relleno, rellenas de cabello de ángel o de crema; las segundas también de varios tipos, pero la más sabrosa y celebrada es la de cerdo negro. Sin embargo, Palma (en general toda la isla) es reconocida por otros platos muy sabrosos, como la caldereta de pescado y marisco, la espinagada (una especie de empanada rellena de anguilas y espinacas), los embutidos de todos tipos, sean longanizas o butifarras, y por la parte repostera, las cocas.

En Palma lo ideal para comer es buscar los típicos “cellers“, unos lugares donde puedes tapear y comer platos mallorquines. Los más conocidos se encuentran en las Plazas Rosari y en la Almoina. En el centro de la ciudad encontrarás restaurantes de cocina regional, mientras que en el Paseo Marítimo podrás degustar los mejores platos de pescado y marisco.

Por cierto, no dejes de probar el pa amb oli, pan con aceite al que se añaden aceitunas negras que puede ir acompañado de queso, jamón o algún embutido. Si prefieres verduras y hortalizas debes probar el trempó, una ensalada de tomate con pimientos y cebolla, o el tumbet con berenjenas, pimientos y tomates.

Para el invierno puedes tomar las sopas mallorquinas a base de pan y verduras o el frit mallorquí hecho con asaduras de cerdo, sangre, patatas y cebollas. El llom de porc amb col es lomo de cerdo con col. La cassola de peix (cazuela de pescados) o el anfós a la mallorquina (mero con verduras) entre los pescados y el gató con almendras (torta de almendras) o las cocas de albaricoque para los postres.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Palma de Mallorca


Deja tu comentario