Nápoles, guía de viaje

Napoles

Nápoles es, por tamaño, la tercera ciudad más grande de Italia y la más importante del sur del país. Considerada también una de las ciudades más antiguas de Europa, su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995 gracias a la abundancia de edificios de distintos periodos y su maravillosa ubicación, que le da un marco incomparable.

Uno de los grandes atractivos de Nápoles es que ha sabido guardar las huellas de las diferentes culturas que han pasado por ella. Aunque quedan muy pocos restos de la ciudad griega que le dio origen en el 470 a.C, hay algunos puntos que conservan parte de las murallas originales. También ofrece restos romanos, castillos, teatros y notables iglesias.

Todo esto hace que por un momento nos olvidemos de su tráfico y el que tradicionalmente haya podido ser una de las ciudades más inseguras de Italia. Hoy en día se puede pasear tranquilamente por sus calles o disfrutar de las vistas del puerto y la bahía. Escenarios de enorme belleza para cualquier turista que se precie.

– Duomo, Catedral de Nápoles

Construida a principios del siglo XIV en estilo gótico y barroco, cuenta en su interior con el baptisterio más antiguo de Occidente (la iglesia original data del siglo IV). No es tan espectacular como otras catedrales italianas pero sí de una belleza plástica muy interesante. La fachada fue reconstruida en el siglo XIX, y en ella hay que visitar la capilla del tesoro con gran cantidad de estatuas de plata.

– Museo Arqueológico Nacional

Situado en un magnífico palacio de mediados del siglo XVI, este museo considerado uno de los más importantes de su género en Europa. Alberga una magnífica colección de escultura griega y romana, mármoles, mosaicos y frescos, además de una sección egipcia y del Nápoles antiguo. Muchos de sus yacimientos provienen de Pompeya y los alrededores del Vesubio.

– Basílica de Santa Clara

Construida en la primera mitad del siglo XIV sobre los antiguos baños romanos, estamos ante la iglesia gótica más grande de Nápoles. Además de su bella fachada, el campanario y el interior, esta iglesia es conocida sobre todo porque cada primer sábado del mes de mayo se traen hasta aquí en procesión desde el Duomo las cápsulas que contienen la sangre de San Gennaro, patrón de la ciudad.

– Castel Nuovo

Conocido popularmente como Maschio Angioino, fue construido a finales del siglo XIII por orden de Carlos I de Anjou. Tuvo que ser reconstruido a mediados del XV tras haber sido destruido y saqueado en varias ocasiones. Sus enormes torres circulares representan una de las imágenes más características y fotografiadas de la ciudad. El arco del triunfo de la entrada es una obra grandiosa.

– Museo de Capodimonte

Este museo está situado en el palacio del mismo nombre, construido en el siglo XVIII como residencia de verano de los reyes de Nápoles y las Dos Sicilias. La colección se centra especialmente en obras pertenecientes a la familia Farnesio y cuenta con obras de grandes autores como Botticelli, Caravaggio, Rafael, Tiziano, Luca Giordano, Francisco de Goya y José de Ribera entre otros.

Castel Nuovo

– Iglesia de San Lorenzo Maggiore

Iglesia monasterio construida en el siglo XIII, se encuentra en el centro histórico de Nápoles y es uno de los templos más notables de la ciudad. En ella se pueden visitar tanto las antiguas dependencias de los franciscanos como un museo que alberga los restos de los yacimientos encontrados en el subsuelo. Precisamente debajo del templo actual había un mercado romano.

– Palacio Real

Comenzó a construirse en 1601 por orden del virrey de Nápoles, Fernando Ruiz de Castro. No se concluyó definitivamente hasta el siglo XIX, aunque ya en 1734 se trasladó aquí la corte. Una vez instalada se iniciaron diversos procesos de restauración que dieron lugar al edificio actual, convirtiéndose en el centro de poder del Reino de las Dos Sicilias.

– Ciudad subterránea de Nápoles

Una de las visitas más sorprendentes que pueden hacerse a esta ciudad. Se trata de un laberinto de pasillos, túneles y galerías que recorren los subterráneos del Barrio Español. Tienen su origen en el siglo IV a.C cuando los griegos los crearon como depósitos para almacenar agua. Más acá en el tiempo sirvieron incluso de refugio durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy se puede hacer una visita guiada por toda esta zona.

DIVERSIÓN NOCTURNA

El ambiente nocturno de la ciudad se desarrolla especialmente en la calles del centro histórico, sobre todo en la Plaza de los Mártires, Plaza Amadeo y Plaza de San Pasquale di Chiaia. Aquí hay bares, pubs y restaurantes para cenar, tomar una copa y empezar la noche antes de ir a las principales discotecas (aunque en esta zona también hay salas para bailar y pasar la noche).

La mayoría de locales de moda se sitúan en las zonas de Lungomare Mergelina o la Piazza Sannazzaro. Allí se citan tanto jóvenes como gente más mayor en torno a las terrazas, restaurantes y vinotecas. En Nápoles, como en el resto de Italia, hay mucho gusto por el teatro y la ópera. Los más concurridos suelen ser el Teatro San Carlo y el Teatro Mercadante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ALOJAMIENTOS

En esta ciudad vais a encontrar una gran cantidad de hoteles, hostales, pensiones y todo tipo de alojamiento. Si queréis reservar habitación en la ciudad lo podéis hacer a través del siguiente enlace: Hoteles en Nápoles

RECOMENDACIONES

Es imprescindible visitar Pompeya. Para disfrutar completamente de esta visita se necesitan al menos cinco o seis horas para ver todas las ruinas. Así pues os aconsejamos que calculéis el tiempo que tenéis para seleccionar aquello que queréis ver. En Internet hay mapas de las zonas de visita para poder planificar vuestro tiempo.

El yacimiento arqueológico abre de 08.30 a 17.00 horas entre octubre y marzo y hasta las 19.00 horas en verano. Hay abonos de tres días, al precio de 20 euros por persona, que también incluyen la visita a otras ruinas de interés como Herculano. El precio de las entradas ronda los 12 euros y, nada más entrar, podéis comprar también audioguías a 6 euros.

La visita a Pompeya se puede completar con la excursión al Monte Vesubio, el único volcán activo que hay en la Europa continental. Lo mejor es concertar una visita guiada, que suele incluir transporte desde el hotel. Sale un poco más caro pero os llevarán a los lugares más interesantes. Si lo hacéis por vuestra cuenta hay que planificar bien el trayecto a recorrer y las horas de visita.

Foto 1 Vía Best of European Union
Foto 2 Vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Guia de viajes, Nápoles


Deja tu comentario