Sofía, guía de viajes

Sofia

Como capital de Bulgaria, Sofía es la ciudad más grande y poblada del país. Situada a los pies del macizo Vitosha, es una de las capitales más antiguas de Europa, ya que sus orígenes hay que buscarlos en el siglo VIII a.C cuando los tracios se asentaron en lo que hoy es su población. Por tanto son más de siete mil años los que tiene de historia.

Pero la República Popular de Bulgaria no se creó sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de su historia ha pasado por diferentes manos. Por aquí han pasado romanos, bizantinos, otomanos (fue capital de una provincia turca durante más de cuatro siglos) e incluso rusos. Todos estos pueblos han forjado su espacio urbano, y muchos de sus monumentos recuerdan aquellas épocas pasadas.

– Catedral de Alexander Nevski

Posiblemente el edificio ortodoxo más espectacular del mundo y una de las catedrales en su estilo más grandes. Fue construida en honor a los rusos caídos por la liberación de Bulgaria del Imperio Turco en 1877 -1878. Tiene 72 metros de largo, 42 de ancho y 52 de alto. Impresiona el verde de sus cúpulas y la arquitectura y los frescos del interior. En la cripta podemos ver una galería de arte antiguo búlgaro y renacentista de los siglos IV al XIX, con una de las mejores colecciones de iconos ortodoxos del mundo.

– Teatro Nacional Ivan Vazov

El Teatro Nacional de Bulgaria está situado en el centro de la ciudad y es el teatro más antiguo e importante del país. Lleva el nombre del escritor búlgaro Ivan Vazov desde la segunda mitad del siglo XX. Inaugurado en 1907, su arquitectura es de estilo neoclásico. Debió ser reconstruido tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Tiene aforo para 750 butacas y en él se representan las principales obras de teatro y óperas de Sofía.

– Iglesia de Boyana

Situada a las afueras de la ciudad, en el barrio de Boyana, es una iglesia ortodoxa medieval construida en principio en el siglo X. Más que por su arquitectura en sí, los turistas la visitan por sus impresionantes frescos, realizados a mediados del XIII. Dicen los expertos que es uno de los mejores ejemplos del arte medieval de la Europa Oriental. Todo el conjunto está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1979.

– Galería Nacional de Arte

Se trata del museo más grande y representativo del arte búlgaro. Lo encontramos en el edificio del antiguo palacio real, junto al Museo Nacional de Etnografía. Su colección abarca desde el siglo IV hasta el XX, y en ella podemos ver lo mejor de la pintura búlgara (segunda planta de la galería), escultura (tercera planta), así como otra serie de exposiciones temporales. La biblioteca cuenta con más de seis mil volúmenes vinculados con el mundo del arte.

– Iglesia de Santa Sofía

Esta iglesia se halla cerca de la catedral y es una de las más antiguas de la capital búlgara. Construida en el siglo VI, fue mezquita durante el imperio otomano y restaurada en numerosas ocasiones a lo largo de su historia a pesar de que hoy se conserva en muy buen estado. Tuvo tanta importancia que fue esta iglesia la que le dio nombre a la ciudad, y no al contrario. Muy cerca de ella se encuentra el Monumento al Soldado Desconocido.

– Rotonda de San Jorge

Se trata del monumento arquitectónico más antiguo y mejor conservado de Sofía de la época romana. Construida a principios del siglo IV, apenas tiene algo más de nueve metros de diámetro y 14 de altura. Fue baptisterio y, a partir del siglo VI, iglesia. Hasta la llegada de los otomanos que las convirtieron en mezquita. Actualmente en ella tienen lugar los servicios religiosos de la iglesia ortodoxa eslava, acompañados de música bizantina.

Catedral de Alexander Nevski

– Iglesia Rusa de San Nicolás

Situada en el boulevard Tsar Osvoboditel, se construyó para ser la iglesia oficial de la embajada rusa que se encontraba frente a ella y para la comunidad rusa de Sofía. Las obras se iniciaron en 1907 y concluyeron siete años después. Lleva el nombre del zar reinante en aquella época, Nicolás II. Recientemente restaurada, en el interior veremos una buena colección de iconos ortodoxos y los restos del Santo Arzobispo Seraphim, fallecido en 1950.

– Parlamento de Sofía

El actual Parlamento de Sofía fue construido entre 1884 y 1928 para sustituir al anterior, destruido por un incendio en 1883. Está situado en la Plaza del Parlamento, Narodno Sabranie, un edificio de color blanco bastante humilde con respecto a parlamentos de otros países. En el centro del mismo veremos el escudo de Bulgaria y un lema: “La Unión es la Fuerza”. Frente a él se halla el Museo Arqueológico, mejor visita interior que el propio Parlamento.

DIVERSIÓN EN SOFÍA

La vida nocturna en Sofía comienza pronto. La gente aprovecha para ir al teatro o la ópera, y más tarde cenar en alguno de los restaurantes del centro. Los bares y pubs de esta zona están abiertos hasta las 01.00-02.00 horas los fines de semana, mientras que las discotecas y salas de baile hasta casi la mañana. Aún así últimamente son muchos los restaurantes que incluso se mantienen abiertos buena parte de la noche.

Al ser la principal ciudad universitaria del país, el ambiente de Sofía es muy interesante. Precisamente hay mucha animación en la Studentski Grad, la zona de las estudiantes. La principal zona de bares, pubs y demás es el boulevard Vitosha. Allí encontraréis restaurantes abiertos en cualquier momento. También son interesantes los bares, pubs y discotecas de la calle Rakovski y las avenidas más modernas.

ALOJAMIENTOS EN SOFÍA

En Sofía podemos encontrar hoteles de todo tipo, desde los más exclusivos y modernos hasta pequeños hostales y pensiones y hoteles de nivel medio. Si queréis reservar alojamiento en la ciudad lo podéis hacer a través del siguiente enlace: Hoteles en Sofía.

RECOMENDACIONES

La mejor época para viajar a Sofía y Bulgaria en general es en primavera, de abril a mediados de junio, ya que el clima es bastante agradable y aún no es temporada alta. Nada que ver con las altas temperaturas del verano (sobre todo por la humedad) y el frío del invierno (en esta época cierran muchos espacios públicos y no hay tantos conciertos y óperas).

Hay que tener en cuenta que Bulgaria es uno de los países relativamente más baratos de Europa, de ahí que sería interesante aprovechar la circunstancia para ir de compras por Sofía. También es muy barata la comida y la bebida con respecto a otras capitales europeas. Daros por tanto el capricho de cenar en algún restaurante exclusivo al menos una noche. Lo mismo se puede decir de las óperas y los teatros. Nada que ver la entrada en uno de estos espectáculos con los de las grandes ciudades en Europa.

Moverse por Sofía no os resultará nada complicado, ya que cuenta con un eficiente sistema de transporte público. Lo mejor es usar el metro o los autobuses, aunque el centro histórico es fácilmente accesible a pie.

Foto 1 Vía BG Sofía

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guia de viajes, Sofía


Deja tu comentario