Ginebra, guía de viaje

Ginebra

Comer, beber y pasear. Eso es lo que hay que hacer en Ginebra. Con respecto a los paseos cultural hay que decir que la ciudad está bien nutrida de museos, hay alrededor de treinta museos y galerías, así que la cultura, el arte y la historia están bien presentes. Cada primer domingo de mes la entrada es gratuita en la gran mayoría de estas instituciones y como las exhibiciones temporales son abundantes es mejor consultar el sitio web de cada museo antes de hacer el viaje.

En primer lugar está el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, el MAMCO, sobre la Rue des Vieux-Grenadiers. Funciona en una vieja fábrica y es un sitio que siempre cambia, que siempre tiene alguno nuevo para ofrecer. La colección permanente con los trabajos de Marcel Duchamp está todo el año. Este museo cierra los lunes y la entrada cuesta 8 francos suizos.

La Casa Tavel es otro de las atracciones turísticas mas populares de la ciudad. La original fue destruida por las llamas en 1334 pero fue restaurada y hoy es un ejemplo de antigua residencia ginebrina con una exhibición permanente de cómo era la vida cotidiana desde la Edad Media hasta mediados del siglo XIX. Hasta puedes ver una maqueta a escala de la ciudad. Está sobre la Rue deu Puits St-Pierre, 6, abre todos los días y la entrada es gratuita.

Otro museo interesantes es el Museo Patek Philippe dedicado a la historia y mundo de la relojería suiza. La entrada cuesta 10 francos suizos y abre de martes a viernes y los días sábados. El Museo Rath o “Templo de las Musas”, es un museo que está dedicado con exclusividad a las artes finas del siglo XIX. El museo en sí mismo es precioso y el precio varía con las exhibiciones. Si te gustan los coches puedes pasear por el Museo Internacional del Automóvil, con modelos alemanes, italianos y franceses de todos los tiempos, aunque ten en cuenta que cierra los lunes.

Para arte está el Museo Barbier-Mueller que reúna las valiosas colecciones de dos coleccionistas ricos, Josef Mueller y Jean Paul Barbier. África, Asia y Oceanía dicen aquí presente. El Museo de las Marionetas está situado sorbe la rue Merle d’Aubigne y abre solo los sábados. Por último, también están el Museo de Arte e Historia, el Museo Ariana de cerámicas y cristales, el Museo de Historia Natural y el Museo Olímpico. A este último sitio llegas en coche o en bici, está a orillas del lago y las vistas de los Alpes desde su ubicación son estupendas.

Pero en Ginebra no todo son museos. El casco histórico es maravilloso, con sus cafeterías, restaurantes, tiendas y calles adoquinadas. Todo parece vibrar alrededor de la Bourg-de-Four, la plaza pública mas antigua de la ciudad. Puedes visitar el Viejo Arsenal con sus mosaicos que ilustran la llegada de César en el año 58 a.C y el Malecón Treille, del lado sur del casco antiguo, con sus hermosas vistas desde lo alto de lo que queda de las murallas medievales.

El Lago de Ginebra y sus orillas son el mejor sitio para pasear. Puedes deleitarte con la explosión de agua del Jet d’eau de 140 metros de alto, con el Reloj Floral del Jardín Inglés o pasear por la Isla Rousseau con su restaurante y su santuario de aves. Coronando el casco histórico encuentras la Catedral de San Pedro, el templo más antiguo de la ciudad, un edificio que tardó cuatro siglos en construirse. Desde su torre norte tienes unas grandes vistas y en los sótanos funciona un museo de arqueología con toda la historia de la iglesia y más también.

Un poco más allá está la Iglesia Rusa, con sus cúpulas con tejas y mucho dorado, construida en 1866. El Muro de la Reforma, en el Parque Bastions, conmemora la Reforma Protestante con estatuas tamaño natural de Calvino y otros. Por otro lado está la Place Neuve, entre los mas de veinte parques que hay en la ciudad, el Cementerio Plainpalais con muchas tumbas famosas, el loco edificio Schtrumpfs, de arquitectura moderna y nada convencional, el Pasquis o distrito rojo no oficial de Ginebra y cerca, el barrio de Carouge, de estilo mediterráneo, hoy considerado una suerte de Greenwich suizo.

Algo que resulta muy útil es el Geneva Pass, un pase turístico que ofrece entradas gratuitas, descuentos y regalos. Es válido por 1, 2 o 3 días y se compra en la oficina de turismo y algunos hoteles. Además, visitando el sitio web oficial de turismo puedes descargar en tu iPhone una aplicación gratuita para vagar por la ciudad.

DIVERTIRSE EN GINEBRA

Si vas en verano puedes refrescarte en los Bians de Paquis, unos baños que incluyen restaurante y plataforma de submarinismo y solárium con vistas estupendas al Jet d’Eau. Hay un sauna, baños de vapor, baños turcos y masajes. También en verano y sobre la costa este del lago está el parque acuático con una piscina de tamaño olímpico.

En invierno reina el esquí pues en un radio de 100 km a la redonda hay 200 resorts de esquí tales como Cgarmonix, Clusaz o Les Gets. Si te gusta el rafting lo puedes practicar en las aguas del río y además hay una Ruta del Vino bien señalizada que se puede seguir a pie o en bici. Cruceros por el lago y vuelos en globos aerostáticos completan la diversión diurna.  ¿Qué hay con la noche? Pues la ciudad tiene una vida nocturna muy movida y variada.

Hay cines, discotecas, bares, restaurantes y casinos.

ALOJAMIENTOS EN GINEBRA

Aquí tienes opciones de alojamientos en Ginebra.

RECOMENDACIONES

Ginebra es una ciudad muy segura así que si tienes cuidado por la noche lo único que tendrás que hacer frente es a los robos de bolsos y billeteras que sí son algo común, en especial alrededor de la estación del tren.

Foto: vía Skyscanner

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Ginebra, Guia de viajes


Deja tu comentario