Phnom Penh, guía de viaje

Palacio Real Phnom-penh

La experiencia de estar en Phnom Penh combina compras, gastronomía, cultura y diversión. Es una ciudad muy completa en la que vive más de 1 millón de personas. Y no es una ciudad muy grande así que es muy fácil moverse por ella. Es una ciudad de litoral ya que se encuentra en la confluencia de tres ríos así que el agua es algo muy presente. Yo diría que para recorrerla hacen falta dos o tres días. Si bien es posible visitar lo más importante en un día sólo lo cierto es que la condición es quedarse muy poco tiempo en cada lugar y eso no es de buen visitante.

Entre las atracciones principales está el Palacio Real y la Pagoda Plateada. El palacio te permite conocer un poco la familia real camboyana, su pasado y su presente, y merced a una visita guiada puedes deambular por el Salón del Trono y la Pagoda Plateada con tejas de plata y estatuas de Buda. Al lado está el Museo Nacional con todo lo que quieres ver sobre la cultura khmer y la cultura angkor y de períodos posteriores. Es buena idea visitar este museo antes de ir a las Ruinas de Angkor, en Siem Reap, para poder contextualizar.  El museo abre entre las 8am y las 5pm, todos los días.

Wat Phnom es una colina coronada por una pagoda, el sitio histórico de fundación de la ciudad. Hay vendedores ambulantes, visitantes, santuarios y hasta elefantes para pasear. En la estupa gigante descansan los restos del rey Ponhea Yat, del siglo XV, el responsable de mudar la capital de Angkor aquí. Entre las atracciones más nuevas está el Museo Tuol Sleng, una ex prisión y centro de torturas, y los Campos de la Muerte de Choueng Ek, donde la gente torturada en Tuol Sleng era llevada y asesinada. Recordemos que entre 1975 y 1979 el régimen comunista Khmer Rouge controló todo el país y se cobró la vida de 2 millones y medio de personas, entre asesinatos, enfermedades, desatención y malnutrición.

Por otro lado y algo mas agradable es pasear por los mercados de la ciudad que venden comida, ropa, zapatos, piedras preciosas, ropa a medida y cacharros electrónicos. La actividad de estos lugares es única, como en cualquier mercado, y resulta una buena experiencia cultural. Está el Mercado Central, el Mercado Olímpico, el O’Russei, el Bang Keng Kong y el Mercado Ruso. Y por supuesto, en la capital camboyana no faltan los templos. Hay algunos que merecen ser visitados: el Wat Lanka, el Wat Ounalom con monjes budistas residentes y el Wat Phnom, con su enorme reloj.

A fines de los ’50 se erigió el Monumento de la Independencia, justo en la intersección de las calles Sihanouk y Norodom. El monumento se asemeja a una flor de loto adornada con cabezas de cobra y tiene muchos aires a las ruinas de Angkor, lo mas famoso del país.  La rivera del río es uno de los sitios mas importantes a nivel cultural y también para salir a pasear y a comer. Todo el malecón está parquizado y se combinan algunas atracciones como el Palacio Real con restaurantes, tiendas y bares. Hablando de río un crucero no viene nada mal. Hay paseos cortos y paseos al atardecer y permiten tener otra visión de la ciudad. Calcula unos 10 dólares la hora.

DIVERTIRSE EN PHNOM PENH

Es una ciudad que tiene actividades y sitios para divertirse. Hay discotecas, bares, pubs, bares de karaoke. Los bares y discos están por todas partes y puedes ir de uno en otro caminando (recuerda que la ciudad es bastante compacta). La zona de la costa del río es ideal ya que concentra muchas actividades de recreo y diversión, en especial la parte a lo largo del muelle  Sisowath y calles laterales, la 104 y la 136, por ejemplo, o la esquina de la 108 y 51.

ALOJAMIENTO EN PHNOM PENH

Aquí os dejamos una relación de hoteles en Phnom Penh

RECOMENDACIONES

No dejes esta ciudad sin haber recibido un buen masaje. Los masajes son una tradición del sudeste asiático a la que la capital de Camboya le hace honor. Los sitios de masajes suelen concentrarse en el bulevar Sisowath Quay, a lo largo de la costa del río y en la zona Boeung Keng Kang 1.

Tampoco dejes de hacer un tour arquitectónico por la ciudad ya que es muy bonita: hay una zona de estructuras chinas, del siglo XIX, otra con edificios de fines de ese siglo y comienzos del XX, edificios coloniales franceses, y una tercera parte mucho más nueva que data de los años ’50 y ’60, pre y post independencia.

Con respecto a la seguridad, pues cuidado con tus cosas de valor, nada más. ¡Y bebe agua embotellada!

Foto: vía Asia Explorers

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guia de viajes, Phnom Penh


Deja tu comentario