Brujas, guía de viaje

brujas

Brujas es sin dudas una gran ciudad para ir de visita. Muy antigua, bien conservada, con muchos edificios históricos y pequeña, ideal para recorrer a pie y un sitio la mar de turística. Pensando en su historia hay que decir que Brujas es centenaria y que durante la Edad Media fue una ciudad rica y activa pero su apogeo declinó en el siglo XV y desde entonces y hasta el siglo XIX quedó un poco en el olvido.

Hoy, ¿quién no ha oído hablar de ella y qué turista aventurero no sueña con recorrerla a bordo de una bicicleta? Lo bueno es que es una ciudad pequeña y que sus atracciones están muy cerca entre sí. De todas formas una buena herramienta para conocerla es comprar la Bruges Card, su tarjeta turística personal que otorga buenos descuentos en museos, excursiones, alquiler de bicis, bares, restaurantes y eventos.

Para más información sobre esta tarjeta de descuentos y la ciudad en sí misma puedes visitar el centro de información turística que está en Concertgebouw ‘t Zand 34 que abre a partir de las 10am y cierra a las 6pm. Veamos ahora qué atracciones tiene Brujas para nosotros.

Uno de los lugares más clásicos es el Museo Belfry. Es una torre medieval de unos 80 metros de altura con 47 campanas y desde cuyo piso superior se tienen unas vistas estupendas. Eso sí, debes subir 366 escalones. También está el Museo del Hospital San Juan con sus ocho siglos de historia hospitalaria y su hermosa colección de pinturas flamencas.

El edificio del Ayuntamiento data de 1376 y es así uno de los edificios mas antiguos de los Países Bajos en general. Su Salón Gótico es precioso pues en el cielo raso hay frescos de colores del siglo XIX. Cuando hablamos sobre las posibles compras dijimos que además de encajes, cerveza y chocolates Brujas sabe de diamantes. Bueno, tienes el Museo del Diamante o Diamantmuseum, una visión maravillosa del mundo de esta piedra preciosa.

Hablando de museos también están el Museo Groeninge y el Museo Gruuthuse que funciona en un hermosa palacio, el de los Señores de Gruuthuse. En el segundo hay una variada colección de objetos que va desde 1400 a 1900. Si te gusta el arte de Dalí en Brujas tienes el Museo-Halería Xpo Salvador Dalí, dentro de la torre Belfry, puro surrealismo.

La Casa Beguine es mucho mas sencilla, mas simple. Esta casa o maisonnette permite ver cómo era la vida cotidiana de los habitantes de antaño así que yo no me la perdería. Otra cosa que no me perdería, y por mera curiosidad, es el Museo de las Patatas Fritas, el único en el mundo, el Frietmuseum, el Museo de Arqueología, el Memling y el Branqwyn. Pero además de estos palacios y museos Brujas está repleta de iglesias.

Está la Iglesia de Nuestra Señora con su aguja de 122 metros de alto, es una belleza repleta de tesoros y entre todos brilla la Madonna y el Niño, del genial Miguel Angel. También está la Catedral de St.Saviour, la parroquia mas antigua de la ciudad pues se remonta al siglo XII. Tiene tapices gobelinos, un bonito coro con órgano, muchas pinturas y reliquias. La Iglesia de Jerusalem y la Capilla de la Santa Sangre son otras dos iglesias que merecen ser visitadas.

Los canales de Brujas son famosos y por eso se la llama la Venecia del Norte aunque en verdad las ciudades y su relación con el agua son bastante distintas. Venecia sigue surcada de canales pero Brujas ha perdido algunos y los barcos con cargas comerciales ya no los surcan. Hoy la gente pasea por ellos y todo gracias al permiso que tienen cinco familias para hacer paseos a bordo de cuatro botes abiertos cada una.

Por último, también puedes visitar la Gentpoort, una de las cuatro puertas medievales que quedan, la Sala de Conciertos, el Museo del Folclore, el Centro del Encaje, el Museo de las Lámparas, los Museos St Janshuis y Koelewei, la Biblioteca de Brujas y la Casa Arents, una elegante mansión del siglo XVIII, la destilería de Halve Maan y el Museo del Chocolate.

DIVERSIÓN EN BRUJAS

De por sí Brujas no es, cómo diríamos, una gran fiesta, pero el hecho de que tenga tantos turistas obliga a extender la vida cuando viaje el sol. Hay restaurantes, una buena cantidad de bares y música en vivo. La diversión es más en el casco histórico así que el consejo es que salgas a caminar y te metas donde más te guste. La Bruges Card cubre algunos espectáculos pero te conviene preguntar en la oficina de turismo sobre cuáles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON BRUJAS

. Brujas: magia en sus calles

. El tren de Bruselas a Brujas

. La Basílica de la Sagrada Sangre

VIDEOS DE BRUJAS

. Vídeo de Brujas, por canales y calles

FOTOS DE BRUJAS

. Fotos de Brujas

ALOJAMIENTOS

Aquí puedes buscar y reservar tu alojamiento en la ciudad: hoteles en Brujas

RECOMENDACIONES

Un recorrido por los canales es lo que no puedes dejar de hacer en Brujas. Pasear por ellos permite tener una mirada distinta de la ciudad y como los barcos son pequeños nunca tienes que compartirlos con una multitud de personas. También puedes pasear en carruajes tirados a caballo, estos paseos parten  de la Plaza del Mercado o en minibuses con guías. Desde la Oficina de Turismo parten muchas de estas excursiones así que sí o sí lo mejor es pasar por aquí antes de descubrir Brujas.

Foto: vía Metrolic

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Brujas, Guia de viajes


Deja tu comentario