Marrakech, guía de viaje

medina-marrakech

Hay ciudades para todos los gustos, pulcras y ordenadas como las ciudades austriacas o la capital japonesa, ciudades caóticas como Bombay o México DF y ciudades exóticas como Beijing, El Cairo o Marrakech. Sí, incluyo entre estas últimas a Marrakech porque es una ciudad que sorprende, que parece tener sabor y aroma propios. Imposible olvidar que estuviste en ella.

No es que tenga muchos monumentos o edificios enormes o muy hermosos, no, es una ciudad con un universo propio y es más la sensación de estar allí lo que recuerdas cuando te vas que haber visto una cosa en particular. Y sin embargo tiene sitios interesantes para conocer así que para sentirle el gusto a Marrakech hay algunos que no te puedes perder. Veamos cuales.

El corazón de la ciudad es la Plaza de Jamaa el Fna, el corazón también de toda la vida social. De día es una feria de personajes y distintos puestos que conforme va oscureciendo se convierten en puestos de comida que son geniales para una cena improvisada al calor de la gente de la ciudad. Comer aquí cuesta menos que en los restaurantes, pero tal vez tenga sus consecuencias sobre tu aparto digestivo.

Otro sitio tradicional es el zoco, el mercado, el centro de compras local. Siempre hay gente y siempre hay turistas, así que no esperes que los comerciantes no se quieran aprovechar de ti. Con cuidado a la hora de las compras, aprende a regatear. Un dato, te conviene ir por la mañana para encontrar todos los puestos abiertos. Tienes también que conocer el Palacio Bahia.

Se trata de un palacio de fines del siglo XIX que ocupa 8 hectáreas y tiene unas 150 habitaciones con jardines y patios internos. El harén para las esposas y concubinas es la cita obligada en el paseo, aunque deberás tener imaginación pues todo está vacío. Por eso mismo te conviene contratar un guía, así la imaginación tiene con qué trabajar.

Si de edificios con historia se trata también está la Mezquita Koutoubia, la mas importante de la ciudad y una de las mas importantes del Islam, Data de 1158, es toda rosada y el minarete mide 69 metros de altura. Claro, si no eres musulmán no puedes entrar. Otro palacio, aunque no tan interesante como el Bahia, es el Palacio Badi, construido en el siglo XVI y hoy en ruinas.  Supo ser un palacio enorme decorado todo con cristal, oro y turquesas. Lo mismo que con el otro palacio, conviene seguir a un guía.

marrakech_menara

Un sitio de arqueología interesante son las llamadas Tumbas Saadíes, unas tumbas que son del siglo XVI aunque fueron abiertas recién al público en 1917. Hay unas 100 tumbas muy bellas, con mosaicos preciosos, y la tumba del sultán Ahmad- al Mansur y su familia. Un último sitio interesante, la Medersa Ben Youssef, una escuela musulmana que se construyó en 1565 con 130 celdas para estudiantes superiores.

En cuanto a los museos, tienes el Museo Dar Si Said y el Museo de Marrakech que funciona en un antiguo y hermoso palacio de fines del siglo XIX. De todas formas el mas interesante es el primero, pues es el más grande y antiguo de la ciudad. Y finalmente, hay jardines y parques que son preciosos. Mi consejo, si tienes poco tiempo no debes perderte los Jardines de Menara.

– DIVERTIRSE EN MARRAKECH

Primero, no hay que olvidar que estamos en un país islámico pero lo cierto es que Marruecos es tolerante en lo que se refiere al alcohol y como extranjeros no hay mayores problemas en beber una cerveza en cualquier bar de la ciudad. También hay vino y todo tiene buenos precios en las marcas locales porque las bebidas importadas siempre son un poco caras.

Aún entonces, estando en un país islámico, hay cierta vida nocturna porque hay bares, restaurantes, discotecas y shows para turistas. Casi todo se concentra en la medina y alrededor de la plaza central, pero también hay hoteles con bar en la terraza que son una buena opción para disfrutar de la vista de la ciudad. Lo mismo sucede con antiguas casas reconvertidas en restaurantes que ofrecen al turista el combo comida, baile y música.

Una zona que debes tener en cuenta es Guéliz. Aquí hay bares, restaurantes, cafeterías en terrazas, clubes y discotecas (en los hoteles). Hay una atmósfera occidental que flota en el aire y muchas veces es la zona elegida por las turistas mujeres.

– ALOJAMIENTOS EN MARRAKECH

Junto a los clásicos alojamientos, en Marrakech podremos encontrar lugares exóticos que inspiran esa diferente cultura que aquí podremos vivir y sentir. Aquí os dejamos un enlace donde podréis buscar y reservar vuestro alojamiento: hoteles en Marrakech

– ARTÍCULOS RELACIONADOS CON MARRAKECH

. El Jardín de la Menara

. Marrakech, capital imperial

. Equaly Point, albergue en Marrakech

. Más información del país: Marruecos

– RECOMENDACIONES

Marrakech no es una ciudad peligrosa, pero hay que tener cuidados como siempre que visitas un país extranjero. Mucho más si nunca has pisado un país islámico. Caminando por sus calles puedes perderte y llegar a sentirte intimidado, por ejemplo, pero conviene saber cómo no ofender y qué lugares no conviene visitar.

De noche no camines por calles poco iluminadas, de hecho no dejes la plaza y la zona céntrica y esquiva el barrio judío si puedes, porque como en toda ciudad hay ladrones y gente pidiendo dinero que no está en las mejores condiciones. No es que te vaya a pasar algo pero tampoco quieres pasar un susto. Es decir, de noche cuidado, de día anda tranquilo.

Por último, bebe siempre agua embotellada y si eres mujer procura no moverte sola.

Foto 1 vía: Been There

Foto 2 vía: Treak Earth

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guia de viajes, Marrakech


Deja tu comentario