Milán, guía de viaje

catedral de milan

¿Milán o Milano? ¿Cómo prefieres llamar a esta ciudad italiana que es una de las capitales de la moda?, cita obligada dos veces por año de la alta sociedad del mundo de la moda (diseñadores, periodistas prestigiosos, celebrities y modelos top). Milán es la capital de Lombardía y es la ciudad más rica del país.

Fue fundada en el siglo VII a.C por tribus celtas provenientes del norte del país, conquistada por los romanos siglos después y bautizada por ellos como Mediolanum, media planicie. Más adelante los hunos le pasaron por encima y más tarde fue ocupada por los hérulos y los ostrogodos. Nunca fue un sitio tranquilo así que los sitios, ataques, incendios y conquistas estuvieron por siglos a la orden del día.

Más tarde llegaría Barbarroja, la Liga Lombarda, los Visconti y la peste negra, de la que lograron escapar los Sforza, los franceses y los españoles. Fue durante el Renacimiento que las familias nobles contrataron al genial Da Vinci o a Bramante y generaron grandiosas obras de arte. Milán pasó a ser el centro, el motor del nacionalismo italiano y la política y no ha dejado de ser ya que el mismo Berlusconi es de esta ciudad.

Pero entonces, ¿qué atractivos nos tiene guardados? Bueno, no podemos dejar la ciudad sin visitar la Catedral de Milán cuyos cimientos datan del año 1386 y alberga uno de los clavos de la cruz de Jesús. Hay miles de estatuas, chapiteles y esculturas que fueron agregándose en los cinco siglos que duró su construcción. Le siguen las Galerías de Vittorio Emanuele, a su lado. Son unas galerías famosas cubiertas por techos de vidrio con tiendas y cafeterías.

La Piazza della Scala es un resto medieval en la ciudad y el Teatro alla Scala es el teatro más grande del mundo en materia lírica. No te pierdas su museo. También está la Iglesia de Santa María de las Gracias que data de 1463 aunque en 1492 fue transformada por el genial Donato Bramante. Aquí es donde puedes ver La Última Cena, de Da Vinci. También está el Museo Poldi-Pezzoli y el Museo de Arte Histórico del Castillo Sforza.

cimitero monumentale

El primero exhibe una linda colección de muebles, armas y arte perteneciente a un noble del siglo XIX y el segundo en realidad son tres museos municipales que funcionan dentro del mismo castillo: el Museo de Arte Histórico, la Pinacoteca y el Museo de Artes Aplicadas y el Museo Arqueológico. También relacionado con la técnica está el Museo Nacional de Ciencia y Técnica Leonardo Da Vinci.

Finalmente, está la Galería de Arte Moderno con obras de los siglos XIX y XX, el Museo Bagatti Valsecchi, la Pinacoteca di Brera, la Basílica de San Ambrosio del 386, el Palacio Real y el enorme y fastuoso cementerio de 250 mil m2, el Cimitero Monumentale. No te pierdas este lugar, es espectacular.

– DIVERTIRSE EN MILÁN

Cuando uno piensa en divertirse uno imagina la noche y la vida nocturna de Milán es estupenda: hay discotecas, bares, pubs y conciertos de música en vivo y de todo tipo. La movida nocturna más a la moda está en la zona que va desde la galería Brera hasta Navigli. La escena menos cara y mas alternativa la encuentras en Centri Sociali pero yo diría que bares divertidos, buenos restaurantes y discotecas las encuentras en toda la ciudad.

Hay sitios que se ponen de moda en cada campo, música electrónica, rock o asistencia de celebridades así que conviene preguntar en el hotel o albergue para recibir recomendaciones mas certeras. Pero bien, que Milán es una ciudad cosmopolita y los bares y discos abren muy tarde por lo que es moda salir a comer, ir de bares y después terminar de madrugada en alguna disco.

Para conocer la agenda cultural basta comprar algún periódico local o preguntar también en las oficinas de turismo. Jueves y viernes los bares se llenan de gente pues como se acerca el fin de semana todos pueden relajarse y beber algo antes de regresar a casa a cenar.

– ARTÍCULOS RELACIONADOS CON MILÁN

. Tren de Milán a Florencia

. El Duomo

. Qué visitar en Milán

. Paseando por Milán

. El moderno metro de MIlán

. Castello Sforzesco

– RECOMENDACIONES

Recomendamos recorrer el centro histórico de MIlán a pie, pero después hay que usar sí o sí el transporte público, porque aunque no es una ciudad enorme las distancias se hacen largas. Por ejemplo, si llegas por el aeropuerto de Malpensa tardas 40 minutos en llegar al centro así que lo mejor es tomar el Malpensa Express y bajar en la estación Cadorna donde puedes hacer trasbordo con el metro o subirte a un taxi. También hay autobuses pero ya dependes del tránsito así que es mejor el tren y más barato.

Milán no es una ciudad barata. Los hoteles del centro son caros y comer tampoco cuesta pocos euros pero buscando encuentras ofertas o sitios donde puedes comer muy bien a un precio razonable. Por último, si no has hecho desde casa la correspondiente reserva para ver La Última Cena sólo te queda sumarte al tour en autobús que dura 3 horas e incluye las entradas para ver la obra de Da Vinci.

Foto 1 vía: Sobre Italia

Foto 2 vía: Wobbling Solutions

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guia de viajes, Milan


Deja tu comentario