Beijing, guía de viaje

ciudad prohibida en Pekin

Cuando era niña recuerdo que unos vecinos comunistas viajaron a China y regresaron felices por haber conocido la Plaza Tiananmen y haber pisado los palacios imperiales de la Ciudad Prohibida. Yo recibí de regalo una sombrilla de madera y papel y creo que desde entonces China me fascina. En aquel entonces un viaje a China era toda una aventura a un país ajeno, distante, donde hasta hacia una década la gente moría de hambre. ¡Qué lejano parece todo eso ahora!

Los chinos ya no mueren de hambre y en su territorio hay cientos de fábricas. Si bien el país sigue siendo comunista, tal vez sea el único sistema que puede con tantos millones de personas, es un país que ha crecido y se ha desarrollado hasta convertirse en una potencia y de este rápido crecimiento Beijing es un ejemplo: hay nuevos hoteles en Pekin, centros comerciales, modernas urbanizaciones y cada vez mas caras occidentales dando vueltas.

Eso no significa que Beijing se haya occidentalizado y eso es lo mejor porque en sus calles, aromas, tradiciones y colores la vieja China todavía está presente. Entonces, ¿qué no podemos dejar de visitar en Beijing? Primero la Plaza Tiananmen que está en el corazón de la ciudad y que es de por sí un sitio histórico ya que aquí está el Mausoleo de Mao de entrada gratuita, el Gran Salón del Pueblo donde se reúne el gobierno y el Museo Nacional de China.

El Templo del Cielo está situado al sur de la plaza y es un complejo enorme de templos con tejas de color azul que data del siglo XV y que era el templo privado del emperador. También está el Templo Lama que data del siglo XVII, ex escuela de una secta tibetana, y que hoy alberga a menos de 100 monjes y a una alta estatua de Maitreya. Solo una parte está abierta al público y el sitio cobra entrada.

Por supuesto, la Ciudad Prohibida no puede faltar. Data del siglo XV y hoy es un extenso museo compuesto por edificios, patios, pabellones y jardines que un día fueron el hogar de los emperadores y sus cortes. Si viste El Último Emperador sabrás de qué sitio estoy hablando, es único y eso que apenas si exhibe un pequeño porcentaje de sus tesoros.

No me quiero olvidar del Palacio de Verano, el lugar del retiro estival imperial a orillas del lago Kunming donde podrás ver un barco de mármol donde el emperador tomaba el té, y la Torre del Tambor y la Torre de la Campana, ambas del siglo XVII con estilos arquitectónicos distintos y una buena altura para tener una panorámica de la ciudad. Otro sitio digno de conocerse es el Antiguo Observatorio que hoy es un museo de instrumentos astronómicos, el Puente de Marco Polo, el Zoológico de Beijing (aunque sólo si tienes tiempo),  y por supuesto la Gran Muralla.

La sección más popular de la muralla es la que está en Badalin, pero hay otras secciones menos visitadas por si no te gustan las multitudes, como por ejemplo la de Mutianju. Se llega en autobús o en taxi y están muy cerca. Y finalmente los chinos adoran los parques y casi todas las ciudad tienen un espacio de recreo para su gente. En el caso de Beijing está el Parque Jinshan con el Pabellón de las 10 mil Primaveras y sus colinas, y el Parque Beihai que es el mas popular tanto en invierno como en verano. La gente viene a pasear y cruza un puente de mármol hacia una isla donde hay un par de templos budistas.

– DIVERTIRSE EN BEIJING

Beijing no es lo mismo que Shanghai o Hong Kong pero está cambiando mucho y eso se nota en su vida nocturna. Hay más dinero para gastar y más inversiones en bares, discotecas y restaurantes así que no vas a aburrirte. La zona más animada y con mayor presencia de turistas es Sanlitun, la orilla del río Ba con sus restaurantes pintorescos y casas de té y la calle Xinjiang Kou con sus tantos sitios para comer.

Hay de todo, desde pubs ingleses hasta elegantes casas de té que abren de noche con mucho glamour. Y por supuesto, hay discotecas donde tocan DJ’s de todo el mundo. Si quieres algo más tranquilo hay algunos sitios con música en vivo donde escucharás chino o música china moderna, sitios con artistas y cierto aire bohemio.Eso sí, nada de casinos ya que el juego es ilegal.

Lo mejor es que la vida nocturna de Beijing no termina temprano y dura toda la madrugada.

– ARTÍCULOS RELACIONADOS CON BEIJING

. Turismo sobre tres ruedas en beijing

. Mansión del príncipe Gong

. Hutong, caso antiguo de Beijinh

. Los restos del hombre de Beijing

. Más información: turismo en Pekín

– RECOMENDACIONES

Es importante saber que aunque hay chinos que hablan inglés lejos está de ser así para la gran mayoría. Por ende, el problema de la comunicación está presente. Lo mejor es llevar anotadas las direcciones de dónde vamos o dónde nos albergamos. Además, es mejor moverse en taxi o en metro que en autobús ya que en estos últimos los letreros están en un 98% de las veces en chino. Pero eso sí, que el idioma no sea una barrera para comprender y respetar otra cultura.

El pueblo chino y su civilización son maravillosos. Te guste o no lo oriental saldrás de aquí maravillado y por eso además de pisar museos y monumentos no dejes de subir a una bicicleta y andar por los hutong o antiguos barrios, y no dejes  tampoco de asistir a algún espectáculo de música, teatro o circo. Y si sales de noche es la mejor oportunidad para conocer gente. La paciencia es primordial y el regateo también, y por último comprende que estar en Beijing es estar muy lejos de casa, en otro mundo, y eso es emocionante.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Beijing, Guia de viajes


Comentarios (1)

  1. esther rivera arbulu dice:

    Me parece q sirve de mucho para cada viajero nos da la información necesaria y sobretodo una guía de orientación fabulosa pediría solamente q nos brinde información sobre suvenir de acuerdo a la ciudad q visitamos lo recomendable para hacer pequeños y baratos obsequios gracias

Deja tu comentario