Viena, guía de viaje

viena belvedere

Ya sabemos cómo es Viena, cuál es y cómo funciona su sistema de transporte y qué podemos recorrer en sus alrededores. Ahora le toca el turno entonces a la ciudad misma. ¿Qué no podemos perdernos en una visita a la capital de Austria? En principio, hay una serie de edificios simbólicos entre los que figuran muchos palacios, también hay galerías de arte y museos, algunas iglesias, los parques, las plazas y sus calles.

Las principales atracciones de la ciudad están en lo que era el antiguo corazón, el área dentro de las murallas medievales que se demolieron en el siglo XIX: el Innerstadt, pero los otros distritos también tienen lo suyo. Hablando de edificios simbólicos y palacios nuestra lista incluye las mansiones barrocas del centro de la ciudad y los palacios de verano que están en los alrededores.

Entre los edificios gubernamentales dignos de ver están el Altes Rayhaus, el ex ayuntamiento donde el edificio mas bonito del complejo es el Archivo de la Resistencia Austriaca en tiempos de los nazis y el Neues Rathaus, la sede nueva del ayuntamiento que data de mediados del siglo XIX y tiene estilo neogótico. La torre mas alta tiene una estatua de 3 metros de alto, es un caballero con lanza y el famoso Rathausman, y numerosos patios que en verano albergan conciertos de música.

ringstrasse viena

Tenemos además la Casa de Sigmund Freud, la residencia y consultorio del famoso psicoanalista desde 1891 a 1938 que hoy es un museo con muchos objetos personales, muebles, libros, fotos y antigüedades, y la Figarohaus, el edificio en donde en uno de sus pisos vivió Mozart con su familia y escribió algunas de sus obras, entre ellas las Bodas de Fígaro, a la sazón motivo del nombre del edificio.

Bien, hay un trío de palacios para ver: el Palacio Hofburg, sede del poder austriaco desde hace siglos con varios museos, una iglesia, una capilla, la Biblioteca Nacional, los departamentos imperiales y la Escuela de Equitación, el Palacio Schönbrunn, la antigua residencia de verano de la familia imperial, majestuoso y con un invernadero sin igual, La Casa de las Palmeras, y finalmente el Palacio Belvedere, la residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya con su hermoso jardín de estilo francés.

Entre los museos y galerías, no puede faltar la Academia de Bellas Artes, el Museo Albertina, la Casa de la Música, el Museo Austriaco de las Artes Aplicadas, el Museo de la Catedral, el Histórico de Viena, el Judenplatz Wein, el Museo Lichtenstein y el Kunsthaus Wien, entre otros. En verdad, son muchos. Viena también tiene muchas iglesias, por lo menos una docena dignas de visitar, así que no os perdáis la Iglesia de San carlos Borromeo o Karlskirche, con el altar a la Virgen de Guadalupe y la Catedral de San Esteban o Stephansdom.

Si queremos descansar y ver verde, pues la visita es al Parque Prater con la subida a la alta noria de Ferris, si queremos silencio sepulcral, pues está el Cementerio Central, y si se trata de caminar pues no hay que perderse el Barrio Judío, el paseo por la Ringstrasse con sus bellas fachadas, el caso histórico y el Barrio de los Museos. Y claro, no hay que olvidarse de los mercados: el Naschmarkt y el Flohmarkt.

– DIVERTIRSE EN VIENA

Viena es una ciudad con vida diurna y nocturna, pero ya sabemos que la noche tiene algo especial que al ser humano le encanta así que, ¿cómo es la vida nocturna aquí? Bueno, las opciones son varias: casinos, barcos casinos, bodegas donde se puede tomar una copa de vino antes de salir de fiesta, bares de copas y discotecas. Los bares son algo más bien nuevo pues su función siempre la han cumplido las bodegas, pero encontraréis bares de estudiantes, algunos de jazz, otros donde se junta la gente gótica y otros mas tranquilos donde además de bebidas se pueden pedir bocadillos. Los hay también estilo disco, con la música bien alta.

Hay muchos casinos o locales de juego en la ciudad e incluso algunos de los barcos que hacen cruceros por el río tienen uno a bordo. El más antiguo y famoso es el Casino Wien, con su bonito café en la planta alta. Si lo tuyo es la música electrónica y las discotecas, pues aquí a la zona donde se nuclean estos locales se la llama con razón, Triangulo de las Bermudas. Está en lo que era el Barrio Judío y si de día es tranquilo de noche explota.

Pero si quieres una noche típicamente vienesa te recomiendo ir a alguna bodega-bar o heuringen. El mejor vino, un ambiente relajado y tranquilo antes de seguir toda la noche.

– ARTÍCULOS RELACIONADOS CON VIENA

. Viena, el paseo de los enamorados

. Triángulo de las Bermudas, ocio en Viena

. Los mercadillos navideños de Viena

– RECOMENDACIONES:

Viena es una ciudad con mucho arte y cultura y creo yo que su disfrute pasa precisamente por ahí. Es una ciudad que refleja la historia de Europa así que en lo posible hay que visitar todo los museos y palacios que se puedan.

Lo mejor para moverse por ella es el transporte público y conviene siempre comprar el abono de varios días y no sucumbir a la tentación de subir sin billete, pues las multas… ¡son terribles! Algunos destinos turísticos no son la gran cosa, como el Cementerio Central, pero no os vais a ir sin ver la tumba de Beethoven, ¿no es así? Yo incluyo además, el Gasómetro, y por supuesto, nada de abandonar Viena sin beber un café vienés (aunque es caro) y una porción de strudel de manzana. ¿Os gusta el chocolate? Entonces una porción de Sachertorte.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guia de viajes, Viena


Deja tu comentario