Transportes en Nueva York

nueva york

Nueva York no es una ciudad dónde sea difícil o complicado moverse. Es pequeña y cuenta con un buen sistema de transporte urbano con muchas opciones y a buenos precios que te llevará hacia todos los destinos turísticos. Lo mejor es conocerlo para así ahorrar el mayor dinero posible.

El Metro en Nueva York

Es el mejor amigo del turista pues es rápido y eficiente y en sus vagones verás a la verdadera “fauna” newyorkina. Sus coches ni son muy nuevos ni son muy limpios pero te llevan a todos los destinos de Manhattan sin importar el denso tránsito en las calles, así que con eso es suficiente.

Son 26 líneas y 468 estaciones, lo que lo convierte en el metro mas largo del mundo y casi toda la red funciona las 24 horas. Es seguro aunque tienes que tomar las precauciones normales: cuidar tu bolso y no viajar de noche. Casi todas las líneas son locales y paran en todas las estaciones, aunque hay líneas express y algunas líneas en horas puntas no se detienen en ciertas estaciones por lo que tardan menos tiempo.

El precio de un billete es de 2$ y puedes usarlo en el metro y en el autobús. Tienes la Metro Card, una tarjeta especial de entre 1, 7, 14 y 30 días a un precio de 7,50$, 25$, 47$ y 81$ respectivamente.

Autobuses

Los autobuses circulan todo el día pero como están sujetos a los vaivenes del tránsito no son muy populares. Pero el turista tiene tiempo así que a veces es mejor pasear en el autobús y disfrutar de la ciudad. Todas las paradas están señalizadas y tienen una frecuencia. Pagas con la MetroCard o puedes pagarle 2$ al conductor pero no con billete sino en monedas.

Los autobuses express que unen el centro con los alrededores tienen un precio de 5$ y si quieres hacer algún transbordo con el metro recuerda que lo tienes cubierto con la MetroCard dentro de las 2 horas en que la compraste. Funciona así ya que los autobuses y el metro están administrados por la misma empresa, MTA.

Taxis

Bien, que aunque no sean la opción más económica y la más rápida debes coger un taxi en una esquina de la ciudad para sentirte como en las películas. Son amarillos y son muchos. La mayor parte están regulados y los verás por primera vez en el aeropuerto.

La bajada de bandera cuesta 2,50 dólares y se suman 40 céntimos cada vez, y si hay que pagar peaje corre por tu cuenta. Hoy algunos coches permiten el pago con tarjeta de crédito y tienen también un dispositivo GPS para que el pasajero vaya viendo el recorrido. Eso sí, el conductor muy probablemente no sea neoyorquino sino indio o mexicano así que un papel con la dirección puede ser muy útil.

La propina es obligatoria, entre un 10 y un 15%. Y si quieres viajar más lejos del centro, a Queens o Brooklyn por ejemplo, tienes unos taxis de color negro que son privados. Los coges en la calle y arreglas con el conductor la tarifa.

Barco

La costa de Nueva York está repleta de barcos y de ferries así que aquí tienes varias empresas para elegir. Sí o sí viajarás en uno rumbo a Staten Island cruzando el río Hudson, así que debes saber que salen cada media hora y son ideales para ver la ciudad desde las aguas.

Tren

En Nueva York hay dos grandes estaciones de tren justo en el centro de Manhattan: la Pennsylvania Station y la Grand Central Station. Esta última estación cubre los trayectos hacia el norte del estado y llega a Connecticut o Nueva Jersey, y la  estación Pennsylvania presta los servicios de Amtrak y del Long Island Railroad uniendo mas de 46 ciudades.

Además, hay un servicio de tren subterráneo, el PATH, que une Manhattan con Nueva Jersey y el New Jersey Transit que también llega a esta localidad. Los trenes no son baratos, pero algunos tickets especiales para turistas extranjeros.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Nueva York


Deja tu comentario