Río de Janeiro, guía de viaje

Rio de Janeiro

Río de Janeiro tiene fama de ser una ciudad donde divertirse es lo principal. Los paisajes son hermosos, las más bellas playas están a metros del centro y su gente es la más alegre del planeta, así que una vez en la vida hay que visitarla y sentir el sabor carioca. No vais a olvidaros de la experiencia.

Se trata de una de las ciudades más famosas e importantes de América del Sur y el sitio favorito de muchos americanos a la hora de tomarse vacaciones, aunque lo usual es pasar unos días en Río y después despegar hacia otros sitios cercanos y mucho mas tranquilos. La geografía de la ciudad ha obligado a los urbanistas a hacer grandes esfuerzos para organizarla, así que veremos muchos puentes y túneles, pero lo primero es lo primero así que hay que mojar los pies en el océano Atlántico que rompe en las playas céntricas.

Las playas

Las hay muy famosas y menos famosas. Entre las primeras están Copacabana e Ipanema, por ejemplo, pero lo cierto es que no son las mejores. De todas formas, hay que conocerlas. La primera de ellas tiene forma de media luna, mide 4 km y tiene cerca de la calle un empedrado bicolor con arabescos. Por su parte, la playa de Ipanema es muy querida por los cariocas y aquí vienen personas de un poder adquisitivo mas alto. Mide 2 km a lo largo de los cuales se agrupan distintos grupos (familias, jóvenes, gays,etc), y en líneas generales el barrio que rodea esta playa es mucho mas caro que Copacabana, mas exclusivo y con mejores bares y restaurantes.

Otras playas no tan conocidas y menos céntricas son Prainha y Grumari, al oeste de Río. De todas formas, en cualquiera de ellas hay que estar atentos a las pertenencias personales porque los hurtos son frecuentes. Lo bueno es que abundan los vendedores ambulantes con comida y bebida a precios baratos y además, se alquilan sombrillas.

Otras visitas

Las mejores vistas de las playas de Río las podemos tener desde las alturas de las montañas que la rodean. Una visita al Cristo Redentor es inexcusable en esta ciudad. Para ellos es un símbolo y ha sido elegida recientemente como nueva Maravilla del Mundo y es desde 1973 Patrimonio de la Humanidad en Brasil. Desde donde se encuentra situado, el pico del Corcovado, tendremos unas vistas impresionantes de las playas de Ipanema y Copacabana mencionadas anteriormente.

También podemos visitas la otra gran roca que domina desde las alturas a Río: el famoso Pan de Azúcar. Allí, un teleférico de cristal nos puede hacer el recorrido para obtener una de las fotografías más típicas de la ciudad.

Los Museos

Toda ciudad tiene museos que vale la pena conocer y aquí en Río encontramos el Museo Nacional de Bellas Artes, fundado en 1937 y ubicado en la Avenida Río Branco, muy cerca de la Biblioteca Nacional y el Teatro Municipal. Aquí hay obras de artistas brasileños, sudamericanos y europeos. Hay pinturas, esculturas y otras expresiones de arte y diseño. Es pequeño y fácil de visitar y la entrada es gratuita.

Le sigue el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, con obras de artistas modernos y contemporáneos. Está cerca del aeroparque Santos Dumont y en general sus exhibiciones son originales, divertidas e interesantes. Tampoco es muy grande, así que vale la pena conocerlo. Y por último, el Museo Nacional, fundado en 1818 y centrado en la historia y antropología con cerámicas antiguas, objetos indígenas, esqueletos prehistóricos, animales disecados, minerales y demás. Reúne cerca de 3.000 piezas en general pertenecientes a la Emperatriz Teresa Cristina y a Don Pedro II, arqueóloga y botánico, y aunque está un poco lejos de la ciudad en la misma visita podemos visitar los jardines de la que fuera la residencia imperial.

Las iglesias

Básicamente debemos remitirnos a conocer tres santuarios religiosos. En primer lugar, la Catedral Metropolitana, un edificio de arquitectura muy moderna y contemporánea, inaugurado en 1979. Su modernidad llama la atención siendo un templo católico: es un edificio cónico de concreto, enorme, y con cuatro vitrales coloridos en forma de cruz que comienzan en el piso y terminan en el techo.

Más tradicional es la Iglesia de Nuestra Señora de Candelaria, un edificio colonial en el centro de Río, que dice la leyenda fue construido merced a una promesa que hizo un navegante cuando se salvó de una tormenta en altamar. Originariamente una ermita, en 1775 comenzó a edificarse la iglesia y actualmente lo que vemos es la fachada de esta época y el edificio de mediados y fines del siglo XIX. Su interior es todo de mármol y tiene obras de arte.

Y finalmente, en la zona de Guanabara está el Mosteiro de Sao Bento fundado en 1590. Es un monasterio benedictino emplazado sobre una colina y en el centro de la ciudad. La vista que tiene es estupenda y como su estado de conservación es muy bueno lo consideran una joya arquitectónica. Por fuera es austero y sencillo, pero por dentro su riqueza barroca no deja de sorprender con su revestimiento de maderas doradas. Abre todos los días de 8am a 11am y por la tarde de 2:30pm a 6pm.

Ocio

Río es una ciudad divertida, llena de restaurantes, pubs y discos y con la acostumbrada vida nocturna que hay en América del Sur. De día, playa, excursiones y compras y de noche música, baile y bebidas. Los turistas prefieren Copacabana, Ipanema y Leblon, pero por ejemplo el barrio de Lapa es ideal porque es más bien bohemio y tiene todo para salir de bares y divertirse. Está realmente cerca del centro y de la Catedral y hay restaurantes y discotecas, shows callejeros y espectáculos varios.

La vida o movida nocturna comienza a partir de las 23 hs cuando las discos abren sus puertas y dura hasta las 5 de la mañana, más o menos. La entrada puede costar unos 15 R$. La cerveza corre como el río, aunque tiene menor graduación alcohólica que en muchos otros países, y puede costar 5 R$. Lo mejor es quedarse por las playas principales pues la movida principal tiene lugar allí y da lo mismo ir elegantes que informales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON RIO DE JANEIRO

Carnaval de Río de Janeiro

Las playas de Río de Janeiro

VIDEOS DE RIO DE JANEIRO

Vídeos espectaculares: el Cristo redentor de Río de Janeiro

RECOMENDACIONES

Río es una ciudad en la que debemos andar con cuidado. Está llena de turistas y por ende los robos abundan en cada esquina. Pueden robarnos en el metro o en bus, el taxista puede timarnos o directamente podemos ser violentamente asaltados en la playa o caminando por las calles. Los barrios más pobres, las conocidas “favelas” rodean la ciudad y la contemplan desde los escalones de los morros, así que la gente de pocos recursos suele apuntar a los turistas. Si no queremos perdernos, lo mejor es quedarnos en zonas transitadas y no salir a caminar de noche.

En caso de asistir al carnaval, pues lo mismo, vigilar los bolsillos, no salir con mucho dinero y estar siempre alertas. Un consejo, si vamos al sambódromo conviene hidratarse todo el tiempo, usar protector solar y un sombrero en la cabeza. El calor es excesivo y las vacaciones pueden terminar en el hospital.

Por lo demás, lo único que puedo decir es que hay que sentarse en la playa de Copacabana, tomar un buen zumo de frutas tropicales, alguna hamburguesa en los puestos de la calle y subir al Cristo una tarde soleada. Con todo eso, ya podremos sentir Río de Janeiro.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Guia de viajes, Rio de Janeiro


Comentarios (2)

  1. melisa dice:

    quiero saber tarifas desde rio de janeiro hasta porto seguro en autobus. espero me puean responder, gracias!

  2. malena dice:

    Hola!!! estoy buscando si hay algún museo o casa de recuerdo de Clarice Lispector en Río. Gracias.

Deja tu comentario