Berlín, guia de viaje

Berlin, Puerta de Brandemburgo

La gente suele viajar a Berlín porque quieren conocer la magnífica “resurrección” de esta ciudad tras la caída del lamentable muro que dividió a las dos Alemanias tras la Segunda Guerra Mundial. Realmente hay poco de ese muro hoy por ver, y la ciudad está recuperando su prestigio anterior y se está convirtiendo en uno de los referentes de la gran cultura alemana.

Berlín es famosa por sus veranos soleados, el mejor momento quizás para acercarnos hasta ella, cuando nos podemos sentar en las amplias terrazas de sus cafeterías, y podemos pasear por sus avenidas y jardines, especialmente el Tiegarten. Unas vacaciones en Berlín son ideales para los amantes de la cultura, con sus famosos cabarets, sus teatros, óperas y salas de conciertos, una gran ciudad de museos y monumentos.

Los años de la división quizás sigan aún en la arquitectura de algunos edificos de la ciudad, sin embargo, Berlín ha querido olvidar su triste pasado, creciendo con sus modernos rascacielos y desarrollando centros comerciales dignos de una modernísima ciudad europea. Durante 30 años el muro cerraba la ciudad desde la Puerta de Brandemburgo, pero hoy el tráfico pasa libremente por ella.

La Alexanderplatz, una de las plazas quizás de más triste recuerdo para los alemanes, se ha convertido hoy en día en uno de los principales puntos de Berlín. O el infame Check Point Charlie, erigida como torre de vigilancia para aquellos que quisieran saltar el muro, que hoy es un museo; o la East Side Gallery, donde se guardan los restos precisamente de aquel muro divisorio, decorado con la creación de artistas locales.

Berlín es hoy por fin un centro vibrante lleno de arte. En el Kulturforum los visitantes podréis encontrar una serie de impresionante museos y lugares de concierto, como la Berliner Philarmoniae, una espectacular sala, así como la Picture Gallery, con una vasta colección de obras europeas de los siglos XIII al XVIII.

– VISITAS EN BERLÍN

LA PUERTA DE BRANDEMBURGO

La impresionante y simbólica Puerta de Brandemburgo, que estuvo abandonada durante tantos años tras el muro de Berlín, es hoy quizás el lugar más visitado de la ciudad. Renovada y accesible, gracias a la recién construida Pariser Platz que une la Puerta con la hermosa Unter den Linden Bulevard, es la única puerta que se conserva de Berlín, construida en piedra arenisca entre 1788 y 1791. Sus seis columnas sobre la que se levanta tienen una altura de 11 metros, similares en proporción a las de la Acrópolis de Atenas.

La enorme puerta está coronada con una estatua de la diosa de la Victoria mirando hacia el este, concretamente hacia el centro de la ciudad, que se añadió en 1794. La puerta permanece cerrada al tráfico, igual que la Pariser Platz, una agradable plaza que estaba rodeada de hermosos edificios, destruidos durante la Segunda Guerra Mundial. Desde la caída del Muro, nuevos edificios se han construido, aunque aún quedan lejos de la belleza de los originales.

CHECK POINT CHARLIE

El tristemente conocido como punto de cruce de frontera en el muro se ha convertido hoy en día en un santuario a la memoria de los caídos al intentar cruzar hacia la libertad. Dentro de él se acoge el museo Haus Check Point Charlie. Durante casi 30 años, desde 1961 hasta 1990, este punto en la Friedrichstrasse fue el único punto de cruce entre el este y el oeste de Berlín. Los turistas pueden visitar este punto y hacerse fotos en uno de los lugares quizás más históricos de la Europa contemporánea.

Este punto abre todos los días de 09.00 a 22.00 horas, y en él se ofrecen documentales de los hechos más importantes que ocurrieron aquí. La entrada cuesta 12,50 euros para los adultos y 7,50 euros para los estudiantes.

EASTSIDE GALLERY

Aquí se encuentran los restos del famoso Muro de Berlín, la mayor galería de arte al aire libre del mundo. La sección del muro más larga que se ha preservado es la que va desde la estación de Ostbahnhof a la Oberbaumbrucke, y en ella han trabajado los mejores graffiteros del mundo. Más de un kilómetro de pared que se ha convertido en uno de los hitos turísticos de la ciudad. La entrada es libre.

MUSEO JUDÍO

Aunque relativamente muy nuevo, el Museo Judío, en la Lindenstrasse, ha ganado ya una interesante reputación internacional por su interesante arquitectura única y sus exposiciones. Los visitantes entran al Museo Judío a través del Museo de Berlín. Está abierto de lunes a viernes, de 10.00 a 22.00 horas, aunque los martes y domingo cierra a las 20.00 horas.

HAMBURGUER BAHNHOF

Es una de las más populares galerías de arte de Berlín, y curiosamente se encuentra en una estación de tren. Se construyó en 1846 en el Tiegarten, y acoge una importante colección de arte contemporáneo, entre los que veremos obras de Andy Warhol o Roy Liechtenstein. La base de la exposición es la colección privada de Karl Marx. La entrada cuesta 8 euros, y los niños menores de 16 años entran gratis. Abre de 10.00 a 18.00 horas de martes a viernes, y los sábados de 11.00 a 20.00 horas, los domingos hasta las 18.00 horas

LEGOLAND

Hace poco se inauguró este Centro de Juguetes Legoland, y nos ofrece un viaje interactivo a través de la historia de este universo de las construcciones. Allí disfrutaremos realizando nuestras propias creaciones, y contemplaremos Miniland Berlín, es decir, la ciudad construida con ladrillos de LEGO. Legoland se encuentra en la Postdamer Platz y abre todos los días de 10.00 a 17.00 horas. La entrada cuesta 14,75 euros para los adultos y 11,75 euros para los niños entre 3 y 11 años.

PALACIO DE CHARLOTENBURGO

Es el palacio más grande de Berlín, un edificio barroco del siglo XVIII, construido como casa de verano para Sophie Charlotte, la esposa de Federico III, que se convirtió en el primer rey de Prusia. Su espléndido interior está decorado con grandes obras maestras del arte, mientras que los jardines que rodean el palacio contienen un mausoleo y un museo de porcelana. El palacio abre de martes a domingo, de 09.00 a 17.00 horas, y la entrada cuesta 10 euros.

CATEDRAL DE BERLÍN

Fue construida entre 1890 y 1905, y se trata de una magnífica basílica. Su cripta contiene más de 80 tumbas de la realeza prusiana, mientras que tras áreas de interés son el púlpito, el órgano y las vidrieras. Loa visitantes podemos subir a la cúpula, decorada con preciosos mosaicos. La Catedral está abierta de lunes a sábados de 09.00 a 20.00 y los domingos de 12.00 a 20.00 horas. La entrada cuesta 5 euros, y 8 euros con audioguía.

– VIDA NOCTURNA

Una ciudad joven y moderna como Berlín tiene una gran vida nocturna. La música electrónica tiene mucho arraigo aquí. Los mejores DJ’s del mundo suelen venir mucho para llevar la fiesta hasta altas horas de la madrugada a los locales berlineses.

El barrio de Savigny Platz es el lugar donde se concentra una mayor cantidad de bares y pubs, aunque la mayoría de ellos son para gente de bastante dinero. Está situado al oeste de Berlín. Pariser Strasse, en torno a la Ludwigkirchplatz, es el punto popular de reunión de los jóvenes berlineses. Sobre todo en verano, cuando los fines de semana se celebran conciertos al aire libre, y los restaurantes están abierto casi toda la noche. Además hay muchas discotecas y bares.

El Winterfeldplatz es el distrito gay de la ciudad, además de ser el mejor rincón para encontrar música latina y restaurantes mexicanos. El Hackesche Hofe alberga muchos restaurantes, y en Mitte encontraremos teatros y galerías de arte

– CÓMO LLEGAR A BERLÍN

A Berlín podemos llegar en avión a través del Aeropuerto Berlín – Tegel, situado a 8 kilómetros al noroeste de la ciudad. La major manera de llegar hasta la ciudad luego es en autobús, que conecta con las principales estaciones de metro y tren. En taxi también podemos llegar en apenas 20 minutos.

– CÓMO MOVERSE POR BERLÍN

El sistema de transporte público en Berlín es eficiente, aunque un poco caro. El U-Bahn ( metro ) y la S-Bahn ( tren ) son las mejores maneras de moverse. Los autobuses cubren las partes de la ciudad, sobre todo las del centro histórico, a las que los trenes no pueden llegar. Para compraros billetes, lo mejor que os puedo recomendar es la Berlín Welcome Card, válida para 48 o 72 horas, y ofrece viajes ilimitados para un adulto y tres niños, además de descuentos en muchos museos, teatros y atracciones turísticas. El billete de 48 horas cuesta 18 euros y el de 72 horas unos 24,50 euros. El tráfico es muy agobiante, por lo que el taxi os puede salir caro. También os aconsejo la bici, que se pueden llevar en el tren.

– ARTÍCULOS RELACIONADOS CON BERLÍN

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Berlin


Deja tu comentario